Actualizado hace: 10 horas 32 minutos
El presidente de la cámara baja dimite

Eduardo Cunha, jefe de la Cámara baja de Brasil, quien dio inicio al juicio político contra Dilma Rousseff, renunció ayer a su cargo.

Viernes 08 Julio 2016 | 04:00

 Cunha renunció a su cargo, pero no a su escaño como diputado, con lo que puede aún mantener su influencia en el Parlamento.

Suspendido de sus funciones como diputado y de la presidencia de la Cámara baja por una decisión dictada en mayo pasado por la Corte Suprema, que le juzga por supuesta corrupción, Cunha claudicó ante las presiones de todo el arco político y anunció ayer su dimisión.
Aclaró, sin embargo, que deja la presidencia de la Cámara baja, pero no su escaño, que se propone “defender” ante una comisión de diputados que también lo procesa por supuesta corrupción.
Cunha es miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el vicepresidente interino, Michel Temer, quien sustituye desde el pasado 12 de mayo a Rousseff, suspendida de sus funciones para responder a un juicio de destitución.
Pese a su cercanía con Temer y a su  influencia en el Congreso, Cunha se convirtió en un personaje incómodo para el Gobierno interino, sobre todo por los fuertes indicios de que fue uno de los beneficiados de la corrupción en la estatal Petrobras.
Rousseff afirma que Cunha fue la “herramienta” de la que se valió Temer para poner en marcha el proceso que la puede sacar de la Presidencia, el cual fue aceptado a trámite por ese polémico diputado en su condición de presidente de la Cámara baja.
Al anunciar su renuncia, Cunha no escondió su “orgullo” por haber “contribuido” a “librar” al país de “un Gobierno criminal” que “hundió en el caos a la sociedad brasileña” y tampoco ocultó su simpatía por Temer, a quien deseó “el mayor éxito” en el Gobierno que mantendrá en su poder si Rousseff finalmente es destituida de su cargo como presidenta.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala