Actualizado hace: 29 minutos
Anis Yamil Doumet Vera
Los adictos

Viernes 22 Enero 2016 | 04:00

Charlotte. NC. EE.UU.- Los excesos y abusos que alteran la mente y el estado de ánimo se llaman adicción. 

Por lo general se los detecta en todas las etapas de vida de una persona, sin que excluya raza, sexo, edad, posición social, política o económica. 
Cualquiera puede convertirse en adicto compulsivo. Los hay a las drogas, al sexo, a las apuestas, a los juegos de azar, a la comida, al shoping (compras) etc. 
Nadie está exento ni tiene patente de corso para librarse de esta terrible enfermedad.
Muchos son tratados por psicólogos y derivados a psiquiatras para ver si es posible rehabilitarlos, pero resulta infructuoso el intento. Se calman con la medicación que reciben, pero es momentánea, vuelven a lo mismo y con mayor intensidad. Fracasan en el intento y la compulsión se radicaliza.
En cambio, todas las personas que han hecho lo correcto, buscando ayuda en el Programa de Narcóticos, Neuróticos; y todos los que utilizan este sistema adaptado a su necesidad, pero basado en la práctica de “Los 12 pasos”, “Un día a la vez” y “Solo por hoy”, logran alcanzar una rehabilitación justa y digna que les devuelve su vida normal.
Por eso no hay tratamiento más eficiente que el iniciado por AA y adaptado por NA y afines para ayudar al adicto desvalorizado, confundido, con baja autoestima y rechazado por la sociedad y su familia.
Aquí se ve y se nota el verdadero milagro de la rehabilitación, ese poder terapéutico maravilloso de un adicto que ayuda a otro con el compartir de sus experiencias para obtener la paz y tranquilidad interior, con la ayuda de un poder superior que se manifiesta por la fe hacia su omnipotencia.
Los grupos de apoyo son eficientes, asistir a una reunión diaria te fortalece y ayuda a mantener limpio de sustancias.
Aprender con el buen ejemplo de los más antiguos, que no importa el tiempo transcurrido y siguen participando, día a día, de las reuniones con la misma efervescencia y alegría, motiva al recién llegado a quedarse.
Por eso hay que hacer todo el esfuerzo para que no se cierre ninguno. 
Ojalá que el grupo “Los Bosques” encuentre pronto un lugar donde reiniciar sus actividades, porque su ayuda es necesaria e importante.
No hay que desmayar, hay que seguir buscando; y de seguro volverá con más fuerza que antes, porque es la voluntad de Dios.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: