Actualizado hace: 9 horas 46 minutos
Alfonso Delgado González
La vacación anual

Se está a escasos 10 días de la finalización de clases en escuelas y colegios, en lo correspondiente al régimen Costa; y se entiende que los padres de familia ya deben tener preparados los respectivos planes para que, a más del descanso por estas vacaciones anuales, los estudiantes participen en programas especiales que los mantengan física y mentalmente ocupados, con el objeto de evitar así que este tiempo lo dediquen a actividades negativas y perjudiciales al desarrollo normal de la niñez y de la juventud.

Miércoles 20 Enero 2016 | 04:00

Los últimos tres meses, y a manera de prevención de lo que se presumía podría suceder con el fenómeno de la naturaleza llamado El Niño, las escuelas y colegios incrementaron la asistencia a clases, incluyéndose el sábado y compensar así los días de febrero que se los sustituía con esa sabatina.
Por esta disposición ministerial la labor estudiantil aumentó inesperadamente; y es por ello que se justifica  las bien ganadas vacaciones, a las que, luego de un conveniente período, se debe aumentar en esa programación las actividades que se recomiendan para ese accionar de jóvenes, con el necesario control familiar para evitar los malos hábitos puestos en vigencia últimamente en diversidad de establecimientos educacionales de todo el país, como es, por ejemplo, el consumo y tráfico de drogas, así como las reuniones clandestinas de menores de edad, lo que a nada bueno conduce y llevan más bien a la perdición de esta juventud llamada a tener un mejor futuro.
Se hace necesario, entonces, que los padres de familia, con la colaboración de profesores e instituciones públicas y privadas, hayan preparado ya las actividades culturales, deportivas y de cualquier otra índole a la que se dedicarán sus hijos, para que se ocupe el tiempo en algo provechoso para esos jóvenes, para la familia, para la sociedad en general. El tiempo pasa y no debe pasar en vano, porque todo lo que se haga por una mejor formación de la juventud tiene que ser mancomunadamente realizado entre la familia, el establecimiento educacional, las instituciones y la sociedad toda.
Como ya lo dijimos, faltan 10 días para que finalicen las clases y quienes no lo han hecho todavía están a tiempo de integrarse a ese necesario plan de mentalizar y trabajar por la atención en beneficios de la salud física y mental de esta juventud, que como todos sabemos constituye el futuro de la patria. 
Y es precisamente nuestro país el que mucho necesita de todos para que se realicen los cambios que tanto se necesitan por el bien general. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: