Actualizado hace: 10 horas 38 minutos
Vicente Espinales Tejena
Saber vender, saber comprar

A nadie le desagrada ir de compras. Desde luego cuando se cuenta con un poco de dinero disponible.

Martes 19 Enero 2016 | 04:00

Y cuando se hace necesario adquirir uno que otro artículo indispensable para el hogar o para uno mismo. 

Para poder comprar hay que tener muy en cuenta la oferta y la demanda. 
Asunto de un comercio que aspira diariamente a aumentar su clientela y sus ingresos económicos. Algo a veces muy simple en Economía. 
Ciencia de la que todo ser humano debe empaparse tarde o temprano por el bien del sustento propio y para extraños. 
Hablando de economía es tan importante porque allí encontramos el ahorro, algo que también debe ser practicado por todos los seres humanos. 
El ahorro es el principio, me parece, de todas las economías. Entonces nos vamos de compras. 
Habiendo seleccionado lo que debemos adquirir y debemos saber lo que debemos gastar. 
Y también debemos calcular dónde vamos a comprar. Para esto a veces contamos con lugares que nos son familiares, y de vez en cuando nos encontramos con locales un poco desconocidos, pero nos aventuramos a visitarlos. 
Pero las sorpresas no se hacen esperar: Nos encontramos con “ofertas” que de ofertas no tienen nada. 
Los precios casi vienen a ser los mismos antes de las mismas ofertas. 
Claro que no en muchos centros comerciales. Pero algunos lo hacen. Luego al recibir la nota de la compra, por parte del cajero, en muchos casos es algo ilegible. Como que ni el cajero, ni el propietario del establecimiento ni las autoridades de control notaran lo que acontece. 
Entonces es imposible verificar los costos y el pago de la cuenta total. En otros casos hay productos, cuyo vencimiento está expuesto dentro de la misma presentación, que les quedan pocos días para su consumo. 
Y en algunos casos, como se ha detectado, ya están fuera del consumo humano. Para lo cual hay que tener mucho cuidado y control por parte de los vendedores. 
Pero frente a todo lo anterior, los que compramos también nos llenamos de muchas sorpresas propias. Salimos a comprar ciertos artículos y salimos comprando otros. Llevamos un presupuesto para lo uno y no para lo otro. Y el presupuesto se nos va en lo que no salimos a comprar. A cuántos nos ha pasado. 
Entonces en esta época es necesario salir a comprar lo que nosotros deseamos comprar. 
No a que nos vendan lo que los señores comerciantes nos quieran vender. 
De allí que por todo lo narrado hay que saber comprar y hay que saber vender. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: