Actualizado hace: 1 hora 46 minutos
MASACRE
Manabí llora a los tres migrantes asesinados

Tres manabitas y un venezolano murieron baleados en las afueras de la terminal internacional de buses de Caracas, en Venezuela.

Lunes 18 Enero 2016 | 05:00

Los fallecidos fueron atacados por una persona que minutos antes les habría pedido un encendedor. Los manabitas respondían a los nombres de: Jandri Solórzano, de 40 años; William López, de 44; y Giovanny López, de 26.

Rosa Anchundia, familiar de las víctimas, manifestó que este hecho se registró cuando dos familias esperaban a Lourdes Moreira, quien viajó de Junín (Ecuador) a Venezuela, y se les acercó una persona a perdirles una fosforera y como las víctimas no tenían, se generó una discusión. 
En ese momento el  hombre sacó una pistola y comenzó a disparar contra los miembros de las dos familias, señala un reporte del diario El Universal.
La compatriota que arribaba a Venezuela resultó ilesa porque la balacera se produjo diez minutos antes de llegar a la terminal.
Luego de la balacera que acabó con la vida de los tres ecuatorianos, el asesino y un cómplice para escapar tomaron las llaves de un automóvil Spark gris que había sido alquilado por Giovanny López. 
Pero dos horas después uno fue detenido tras sufrir un accidente de tránsito.
MANABITAS. Soledad Castro habló con su hijo y su esposo una noche antes de que murieran. Vía telefónica le pidió a su hijo Giovanny López que se cuidara y a su esposo William López que regresara al país en marzo.
Ella retornó a Ecuador hace siete meses y había empezado a trabajar en una cevichería, porque su plan era el de regresar definitivamente con su familia a Manta. 
Pero la idea quedó frustrada. Su hijo y su esposo perdieron la vida la madrugada del sábado.
Giovanny López vivía en Manta y tenía 24 años. Él era taxista.
William López trabajaba como chofer de una unidad de transporte en Caracas. Tenía 44 años, era padre de tres hijos y oriundo de la comunidad Manantiales de Montecristi.
Su padre, Domingo López, también fue asesinado hace 13 años en Venezuela, cuando un grupo de delincuentes intentaba robarle su taxi. “La historia del padre se repite con el hijo y el nieto. Así como Domingo fue traído a Ecuador, nosotros pedimos que nuestros familiares sean repatriados y sepultados en Manantiales”, expresó Ramón López, tío de William.
Jandry Solórzano nació en la parroquia Ayacucho, del cantón Santa Ana, y actualmente había comprado un terreno en la parroquia La Pila, de Montecristi, donde había contruido una casa de caña. Su hogar estaba al cuidado de sus padres. Él trabajaba como taxista en Venezuela y falleció a los 33 años.
HERIDOS. Las balas también alcanzaron a otros seis montecristenses, quienes están internados en el hospital Miguel Pérez Carreño, de Caracas. Los heridos son: Marjorie Solórzano (40), su hija Vanesa Mero (19), su hermano Wilmer Sólorzano (43) y su sobrino J.S., de 12 años. Entre los pacientes también están A. L., de 11 años; y  Carolina Morrillo (36). Todos ecuatorianos.
Johana Solórzano se encuentra preocupada por ellos. “Nos informaron que nuestro sobrino tiene incrustrada una bala en la espalda y ya le dieron el alta porque no puede extraérsela”, explicó Solórzano. 
Wilmer Solórzano, otro de los heridos, está grave debido a que las balas afectaron parte de su vejiga y el colon.
Rubén Delgado, presidente  de la comunidad Manantiales, informó que junto a los familiares de los fallecidos van a coordinar la repatriación de los cuerpos. 
Hoy acudirán al Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, en Manta. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala