Actualizado hace: 17 minutos
Artesanía
La madera los inspira

Las principales son las figuras talladas en madera, de todo tamaño y diseño. Yacelga considera que su gusto por elaborar estas figuras de madera nació gracias al negocio de su madre, quien comercializa madera en Otavalo. Las figuras que generalmente vende son religiosas o nacimientos, pero con un sombrero otavaleño adicional; además hay figuras en trío de personajes otavaleños en sillas del parque de Otavalo disfrutando de bebidas. También talla en la madera figuras de varios animales, como tortugas, piqueros, iguanas, etc. >COSTOS. El artesano mencionó que los personajes mejor tallados tienen un costo un poco más elevado, pero si adquiere los nacimientos pequeños, con tallado simple, pueden costar desde 10 dólares. Al día, el artesano puede pintar alrededor de diez juegos de piezas. A las piezas, después de ser talladas en la madera pura de cedro y nogal, se les ubica laca para evitar que la polilla las dañe y luego se pintan secuencialmente, es decir todas las piezas primero de un color, luego de otro color y así sucesivamente. >una herencia. En otras ciudades como Quito también prevalece la herencia de tallar la madera. El forjado en hierro, la talla artística de madera y el taraceo son técnicas heredadas de la época colonial y que perduran en el tiempo, gracias al oficio de artesanos quiteños. En la casa 989 del tradicional barrio La Ronda (centro de Quito), artesanos que mantienen el legado de la “Escuela Quiteña” siguen fabricando objetos caracterizados por ser elaborados a mano y por el exceso de detalles únicos. La historia relaciona a la “Escuela Quiteña” con el período de producción artística comprendido entre los siglos XVI y XIX, que se gestó en la Escuela de Artes y Oficios “San Juan Evangelista”, fundada en 1551. >CREADOR. César Salazar es un quiteño que está a cargo del tallado en madera. Elabora cofres, marcos de cuadros y obras artísticas talladas en maderas finas, definidas por los diseños ornamentales barrocos. “Uno de los cofres que yo hago puede costar hasta 800 dólares, y es poca la gente que pagaría este valor, porque no entiende el trabajo que esto implica”, manifestó, al lamentar que su oficio sea poco valorado.

Domingo 17 Enero 2016 | 04:00

Las principales son las figuras talladas en madera, de todo tamaño y diseño. Yacelga considera que su gusto por elaborar estas figuras de madera nació gracias al negocio de su madre, quien comercializa madera en Otavalo.
Las figuras que generalmente vende son religiosas o nacimientos, pero con un sombrero otavaleño  adicional; además hay figuras en trío de personajes otavaleños en sillas del parque de Otavalo disfrutando de bebidas.
También talla en la madera figuras de varios animales, como tortugas, piqueros, iguanas, etc.

>COSTOS. El artesano mencionó que los personajes mejor tallados tienen un costo un poco más elevado, pero si adquiere los nacimientos pequeños, con tallado simple, pueden costar desde 10 dólares.
Al día, el artesano puede pintar alrededor de diez juegos de piezas.
A las piezas, después de ser talladas en la madera pura de cedro y nogal, se les ubica laca para evitar que la polilla las dañe y luego se pintan secuencialmente, es decir todas las piezas primero de un color, luego de otro color y así sucesivamente. 

>una herencia. En otras ciudades como Quito también prevalece la herencia de tallar la madera.
El forjado en hierro, la talla artística de madera y el taraceo son técnicas heredadas de la época colonial y que perduran en el tiempo, gracias al oficio de artesanos quiteños.
En la casa 989 del tradicional barrio La Ronda (centro de Quito), artesanos que mantienen el legado de la “Escuela Quiteña” siguen fabricando objetos caracterizados por ser elaborados a mano y por el exceso de detalles únicos.
La historia relaciona a la “Escuela Quiteña” con el período de producción artística comprendido entre los siglos XVI y XIX, que se gestó en la Escuela de Artes y Oficios “San Juan Evangelista”, fundada en 1551.

>CREADOR. César Salazar es un quiteño que está a cargo del tallado en madera.
Elabora cofres, marcos de cuadros y obras artísticas talladas en maderas finas, definidas por los diseños ornamentales barrocos.
“Uno de los cofres que yo hago puede costar hasta 800 dólares, y es poca la gente que pagaría este valor, porque no entiende el trabajo que esto implica”, manifestó, al lamentar que su oficio sea poco valorado.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala