Actualizado hace: 13 minutos
Enrique Delgado Coppiano
Fuertes reclamos del agro

Este sector, cuya situación siempre ha sido de poca atención por parte del Estado, pese a la profunda vocación del campesinado ecuatoriano de hacer producir la tierra en todas las regiones patrias, con un grande y sacrificado esfuerzo y talento, logrando mantener una apreciable cosecha de diversos productos que son integrantes de la canasta básica alimentaria suficiente para el siempre creciente número de habitantes del país.

Sábado 16 Enero 2016 | 04:00

Que recordemos, no se han dado en Ecuador tiempos en que no hubieren alimentos como legumbres, granos, carnes, leche, quesos, frutas, harinas, azúcar, sal, tubérculos, a diario requeridos por los consumidores, y en varias ocasiones varios productos exportables como café, cacao y banano fueron puntales en la balanza de pagos del país. 
Hoy, tras la caída del precio del petróleo, se produce  una baja del medio circulante que limita la capacidad adquisitiva de la población; y en nuestro sector agropecuario costeño se da el caso que los productores venden a 30 centavos de dólar el litro de leche y a 30 dólares el quintal de cacao, desastre total para miles de pequeños productores. Entendidos dicen que esto sucede por no haber logrado el Ecuador convenios con EE.UU. y Europa, como Colombia y Perú, por ello se torna difícil exportar nuestros productos naturales. 
Esto a su vez crea alto desempleo, pues los pequeños patronos  del agro no tienen cómo pagar los actuales salarios, y la mano de obra en el sector constructor languidece por no haber contratación de empresas nacionales, según lo señala el representante de la construcción Ing. Enrique Pita, pues las grandes obras son contratadas por empresas chinas o españolas por el origen del financiamiento de las mismas. A lo largo de todas las vías de la Costa son innumerables los letreros: “Se vende esta propiedad”, pero no hay compradores. 
Esto no es favorable para el país y que sus quince millones de habitantes tengan asegurada la producción agropecuaria que la canasta alimentaria básica prevé; y no se vaya a dar el caso de un grave desabastecimiento alimentario como ocurre hoy en Venezuela. Nuestros campesinos ante esto esperan se derogue la ley del impuesto a la tierra, convertido en un dogal económico; que se facilite el crédito a través del BNF con una permanente asistencia técnica al productor, y que leyes como la de herencia no se aprueben pues el patrimonio familiar se menoscabaría quitando incentivos, y que se olviden de este modelo económico que tiene a mal traer a amplios sectores agrícolas de Brasil, Venezuela y Argentina, esta última alejándose de la novelera noche del socialismo del siglo XXI.  
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: