Actualizado hace: 1 hora 38 minutos
Jipijapa
Le cortan el cuello de un machetazo

Ramón Chóez Baque (51) murió luego de recibir un machetazo en el cuello mientras dormía, manifestó su familia.

Martes 12 Enero 2016 | 04:00

El asesinato ha conmovido a familiares y amigos del fallecido, quienes habitan en el recinto Santa Rita de la parroquia La América de Jipijapa.
Jhonny Chóez, sobrino del Ramón, asegura que salió desde su casa con su tío alrededor de las 09h00 del domingo a jugar billar hasta el recinto Maina de la parroquia La América, donde se habían puesto a libar, y alrededor de las 15h00 Ramón se quedó dormido en el piso de la cantina.
Asegura que de un momento a otro apareció un hombre al que conocen como Ulpiano M., quien sin dar motivos sacó su machete y le cortó la yugular a Ramón, dejándolo gravemente herido, y luego bebió la sangre de su víctima.
“Yo no sabía qué hacer, botó mucha sangre y no sabía cómo detenerlo”, dijo Jhonny, quien agregó que inmediatamente capturó al hombre que hirió a su tío para que no se escapara y avisó a su hermano, quien fue a buscar a la Policía.
Paramédicos del Ecu-911 llegaron hasta el lugar y trasladaron a Ramón hasta el hospital básico de Jipijapa, donde los médicos comprobaron su muerte, mientras que miembros de la Policía detuvieron al presunto asesino, señala el reporte de la Policía.
El cadáver fue trasladado hasta el centro forense de Manta para que se le realizara la autopsia, señaló el Fiscal de Jipijapa, Luiggi Miranda, quien lleva este caso.
El funcionario agregó que el presunto asesino recibió prisión preventiva y se encuentra en la cárcel de Jipijapa.
“La pena impuesta en este tipo de caso establecido en el artículo 140 del COIP (Codigo Integral Penal) es de 22 a 26 años de prisión”, dijo el fiscal.
TRASLADO. Desde las primeras horas de la mañana de ayer, familiares y amigos del fallecido esperaban el cuerpo de Ramón, el cual llegó en un vehículo alrededor de las 15h00 hasta la entrada de su domicilio.
Luego sus familiares cargaron en sus hombros el cuerpo sin vida cerca de media hora, hasta llegar a su casa para la velación.
En el lugar, el llanto y la desesperación se apoderó de los allegados. Varios de ellos sufrieron desmayos al ver a Ramón dentro de la caja mortuoria. 
Minutos antes varios de los familiares dijeron a El Diario que Ramón era una buena persona y no tenía enemigos, mucho menos algún altercado con quien lo asesinó, por lo que dijeron desconocer las causas del crimen.
Los familiares agregaron que pondrán la denuncia en la Fiscalía para que el presunto asesino pague por la muerte de Ramón, quien era conocido como “Negrito”.
Ramón Chóez tuvo una hija, quien habita en la comuna Sancán, donde fue velado por varios minutos, antes de llegar al recinto Santa Rita, se detalló.  Su sepelio se realizará hoy después del medio día en la parroquia La América, señalaron los familiares.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala