Actualizado hace: 2 horas 27 minutos
Sinaloa
‘El chapo’ vuelve a su condición de preso

El mito de imbatibilidad de Joaquín Guzmán ‘El Chapo’ ha quedado en duda desde el viernes, cuando fue recapturado.

Domingo 10 Enero 2016 | 04:00

‘El Chapo’, a quien las autoridades mexicanas y de la DEA lo buscaban luego de su fuga en julio del 2015, cayó en un operativo conjunto en su tierra, la impenetrable Sinaloa.

Guzmán Loera había contactado en la clandestinidad a productores y actores para hacer una película sobre su vida. Esa fue una primera pista sobre él.
Los especialistas consideran que al recapturar al narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa, las autoridades mexicanas devolvieron a su condición de reo al más huidizo de sus enemigos, un hombre con astucia de mago para burlarse de todos, como hizo en dos ocasiones de sendas cárceles de máxima seguridad.
El viernes, miembros de la Marina y de la Policía Federal detuvieron en Los Mochis al delincuente de 58 años, cuya leyenda adquirió ribetes casi místicos el 11 de julio pasado al escaparse de manera surrealista por un túnel de 1,5 kilómetros conectado a la ducha de su celda en el penal del Altiplano (Almoloya de Juárez, central estado de México).
Su vida. Nacido en Sinaloa el 4 de abril de 1957, Guzmán es el traficante de drogas más temido del mundo, responsable del 25 por ciento de la droga que pasa a Estados Unidos, y con una extensa hoja de crímenes, con varios miles de muertos en sus hombros. 
Apenas sin estudios, pero con una gran personalidad, que le ha permitido reinar en el oscuro mundo de las drogas, Guzmán se estrenó como violador de la ley en la década de los 80 como lugarteniente del cártel de Miguel Ángel Félix-Gallardo, jefe de la organización ‘El Padrino’.
Su fortuna, estimada en mil millones de dólares por la revista estadounidense Forbes, comenzó a amasarla por entonces cuando de manera exitosa transportó cocaína y marihuana de Colombia a Estados Unidos. Sin embargo, con el afán de protagonismo de un genio de la música, pronto creó su propia banda, el cártel de Sinaloa.
Se hizo del control de Guadalajara, una de las tres ciudades más importantes de México, y poco después de cumplir los 30 años había establecido un sistema seguro de transporte de estupefacientes por corredores subterráneos de Agua Prieta, en Sonora, hasta Douglas, en Arizona (EE.UU.).
El irreverente personaje comenzó a ganar fama al escurrirse de las autoridades a partir de 1991 cuando la Policía Judicial lo detuvo, mas sobornó a sus captores y huyó.
Un par de años después una banda rival lo sentenció a muerte. Cuando los sicarios intentaron ejecutarlo, confundieron el vehículo donde viajaba y se salvó.
El caso inspiró ‘corridos’ (canciones) en el norte del país, donde una parte de la gente empezó a confundirlo como una mezcla de mesías del mal y héroe.
ESCAPES. El 19 de enero del 2001 se escapó del penal de máxima seguridad de Puente Grande (Jalisco).
Lo recapturaron el 22 de febrero del 2014.
En julio del 2015, entró a la ducha de su celda y en unos minutos había desaparecido. Se había introducido en un túnel de 1.500 metros, el equivalente a casi cuatro pistas de atletismo, para por segunda vez ridiculizar a sus captores y retomar el control de su negocio.
Excéntrico, mujeriego y arrollador, ‘El Chapo’ volvió a su hábitat. Algo falló y en octubre estuvo a punto de ser apresado por las autoridades, a las que se les escapó para volver a dar la impresión de ser un hacedor de milagros, pues las fuerzas de seguridad revelaron que resultó herido en el rostro y una pierna.
Sin embargo, su captura era cuestión de días, sobre todo con la DEA como sabueso detrás de su presa. Así llegó enero del 2016 y con una “misión cumplida” en la red social Twitter, el viernes, el presidente de México Enrique Peña Nieto volvió a rebajarlo a la condición de reo.
Qué pasará.  La Fiscalía mexicana anunció ayer el inicio del proceso de extradición a EE.UU. del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, recapturado el viernes en el estado de Sinaloa, el cual tiene “distintas etapas” y se prevé largo, según lo establecido por la ley.  La Cancillería determinó que las peticiones formales reunían los requisitos del tratado bilateral en la materia. Dos jueces federales otorgaron las órdenes de captura con fines de extradición.
Tras su detención, Guzmán será notificado de los procedimientos de extradición y contará con tres días “para oponer excepciones y 20 días más para probarlas, este último término podrá ser extendido”.
La Fiscalía adelantó que “aportará elementos para combatir las excepciones del reclamado y mantendrá una estricta vigilancia en los procedimientos”.
Una vez que los jueces emitan la opinión jurídica, los juzgados están obligados a transmitir los expedientes ante la Cancillería, a fin de que ésta emita en un plazo de 20 días hábiles su decisión sobre la entrega en extradición del reclamado.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala