Actualizado hace: 1 hora 16 minutos
Alfonso Delgado González
Por un mejor año

Terminó el 2015 y se quemaron los monigotes representados por los ya tradicionales “años viejos” y con lo cual se tuvo la intención de dejar atrás todo lo malo que trajo ese año que feneció. Año que para muchos fue malo y que para otros fue bueno, dependiendo del cristal a través del cual se miraban las cosas.

Miércoles 06 Enero 2016 | 04:00

Lo cierto es que el 2015 guarda recuerdos negativos, principalmente en lo que tiene que ver con el aspecto económico, en lo fiscal y en lo particular. 
Este problema se generalizó en los sectores agrícolas, ganaderos, comerciales, industriales, obreros y empresariales de manera total.
Claro está, que la tal quema del año viejo  es algo simbólico y a más de las buenas intenciones no representa lo que de verdad sucederá en el año que comienza, el que con sus días y sus meses por venir, se convierte cada vez en más difícil y complicado.
En lo que tiene que ver con Bahía de Caráquez, nuestra ciudad, caracterizada siempre por sus ordenamiento urbanístico, por su limpieza y buena  prestación de servicios, que le han dado trascendencia  en lo que tiene que ver con el turismo receptivo a nivel nacional e internacional, en el 2015 tuvo bastante de negativo que se aspira no se repita en el 2016.
Lo cierto es que los trabajos de alcantarillado no programados al mismo tiempo con la inmediata  y necesaria repavimentación han causado muchos inconvenientes  con la remoción de calles y veredas, a más que los trabajos se los realizó con mucha lentitud y sin programar un corto ciclo con horas y días extras para acortar esos contratiempos.
Por otro lado se tiene que numerosas luminarias permanecen apagadas en diversas calles de la ciudad. Su mantenimiento corresponde a la Empresa Eléctrica, pero es obligación legal del municipio el velar y controlar la buena prestación de los servicios públicos. Y se debe exigir el cambio inmediato de esos cientos de focos apagados, a más de que el alumbrado público es facturado a los usuarios y así como sucede con el agua potable, la oficina de Bahía de Caráquez tiene una buena recaudación.
La iluminación del puente no se la reprograma, a pesar de los pedidos hechos a los militares, administradores de esa vía y a pesar de los asaltos que se han realizado. Otro asunto que ha merecido reclamos es la desatención al cementerio general ubicado en Leonidas Plaza. 
Y así por el estilo, pequeños inconvenientes que saldrían a conocimiento de los  señores munícipes el momento que ellos dediquen parte de su tiempo a recorrer las calles de Bahía de Caráquez y de Leonidas Plaza. Que lo hagan de día y de noche, porque hay problemas que son nocturnos, como el escándalo que hacen los motociclistas.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: