Actualizado hace: 7 minutos
Utensilios
Un filtro de agua

La piedra de filtrar agua y el alambique son objetos que ganaron popularidad en el siglo pasado.

Lunes 04 Enero 2016 | 04:00

Este objeto fue importante en la época antigua, ya que era utilizado en la mayoría de las casas de campo y en la ciudad. 

Según Jacqueline de Munizaga, en su libro “Lo que usaban mis abuelos”, este elemento era un excelente filtro que retenía las impurezas del agua y la transformaba en potable y apta para el consumo humano.
Además se conoce que el alambique en el que se almacenaba el agua filtrada la conservaba fresca.
Origen. La piedra es de origen volcánico, porosa. Se la coloca en la parte superior de un mueble de madera, llamado tinajero, y en la parte inferior se ubica el alambique.
Generalmente se pone un jarrito al lado para facilitar el recoger el agua.
En el Museo Cancebí, en el espacio que se ha adecuado para representar la vida del campesino manabita, se encuentra una piedra y un alambique. 
Ángel Cevallos, guía de este museo, señaló que estas dos piezas son muy antiguas y eran usadas por los antepasados.
“La piedra de filtrar es una pieza de la época precolombina, y quienes la poseen actualmente es porque la han obtenido por herencia, ya que va de generación en generación su uso”.
“En la actualidad los filtros modernos siguen utilizando piedras para poder filtrar el agua, pero deben limpiarse constantemente, ya que se pueden formar algas que terminan acumulando bacterias”, dijo Cevallos.
La piedra de filtrar es de arrecife con conchas impregnadas y porosas, señaló el guía.
La piedra de filtrar sirve para el agua lluvia, de ríos o esteros, pozos o aljibe  o cualquiera que se quiera purificar.
Esta piedra es de forma cóncava, como de una bala, por la que baja el agua y va cayendo poco a poco hasta el alambique, donde se conserva fresca.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala