Actualizado hace: 19 minutos
Pesca
Bajas las capturas de atún y dorado

Las variaciones del clima afectan a la pesca, sobre todo a las dos especies más importantes de exportación: el atún y el dorado.

Domingo 03 Enero 2016 | 11:35

A pesar de que las capturas no han sido en los últimos seis meses aceptables, el precio no está a la par con la realidad de los costos de extracción y producción, aseguran algunos armadores.

La tonelada del atún se mantiene en 900 dólares, precio que lo impone la oferta y la demanda en el mercado mundial. 
La libra del dorado de exportación recién la semana pasada se ofertaba entre 1,20 y 1,40 dólares porque la especie está más escasa que en noviembre.
El armador Carlos Vélez dijo que las capturas en la costa ecuatoriana son escasas porque las aguas están calientes, lo que desplaza a las especies hacia otros mares.
Agregó que muchos armadores que cumplieron con la veda en el primer semestre del año que pasó,  aprovechan el clima favorable que en esta época se presenta en Perú. 
“Las condiciones para la pesca del atún son propicias en esa costa”, destacó.
Vélez indicó que la pesca en Perú implica el pago de un permiso que va desde los  10 mil dólares en adelante. El costo se aplica en base a la eslora (largo) del barco o capacidad de tonelaje.
También hizo conocer que acaban de firmar un convenio con el ministerio de Pesca del Perú, para ejercer la pesquería del atún.
Igualmente se indicó que   la pesca del atún también se comercializa en ese país y es opcional exportarla desde Perú.  
El mercado principal del atún en conservas  y lomo fresco es Europa.
Entre tanto, la pesca blanca (como pargo, corvina, lenguado, dorado, cabezudo, roncador) aún no repunta. La temporada del dorado, que empezó en noviembre, no fue lo que esperaban los armadores de la flota nodriza, según aseguran ellos.
“Creíamos que en diciembre la abundancia del dorado nos sorprendería, pero nos varamos”, manifestó Cecilia Pilligua, armadora.
Ella dijo que la falta de lluvias en la costa ecuatoriana ha llevado a la profundidad del mar a esta especie, lo que impide  su captura en abundancia. 
Estos peces cuando hay lluvia salen a comer los sólidos que arrastran los ríos hacia el mar, proceso que es parte de la naturaleza del dorado para purgarse, caso contrario no saldrán a  comer la carnada que lanzan los espineles (artes de pesca), manifestó.
Pilligua señaló que los barcos que cambiaron el arte para esta pesca escasamente llegan con entre 2.500 y 3.000 piezas de dorado. 
“Los resultados son peores que la temporada del 2014”, agregó.
Pérdidas. Rosita Alonzo, también armadora artesanal, confesó que está arrepentida de haber cambiado el arte de la pesca “gruesa” (picudo, pez espada, bonito atún, wahoo y otros pelágicos grandes) por el dorado. 
“Mi barco ha salido dos veces a capturar dorado, pero los resultados son desalentadores. La inversión de cerca de 30 mil dólares en las dos salidas, apenas la he recuperado en un poco más del 50%”, aseguró.
José Tobar, representante de esta flota que la forman cerca de 300 barcos nodrizas, dijo que menos de la mitad está en busca del dorado. El resto de los armadores no quisieron aventurar porque advirtieron la falta de lluvias y, con ello, la no salida del dorado, refirió.
Pata pata.  Mientras que Jorge Vilela, armador de San Mateo, señaló que la flota “pata pata” (lanchas de fibra de vidrio) recorre  cerca de 20 millas para apenas sacar entre  8 y 12  unidades de dorado en una pesca de dos días.
Vilela agregó que esperan que el nuevo año llegue con lluvias para que mejoren las condiciones en el mar.
Jesús Marín y Pedro Manuel Mero, de Jaramijó,   dijeron que la pesca de corvina también es irregular, a pesar de que es 
una especie de profundidad.
Ellos no tienen la seguridad de si este cambio en el mar es por la llegada del fenómeno El Niño o porque se avecina un invierno    fuerte y duradero. Lo cierto es que sus faenas  en los últimos dos meses se han vuelto escasas y peligrosas porque las corrientes  los arrastran  y los  sacan de las zonas  ya  boyadas (punto de pesca), según manifestaron.
También aseguraron que pierden sus artes de pesca (espinel) fuera de las 10 millas en que faenan, cuando las corrientes son demasiado fuertes.
Empresario. Ricardo Herrera, empresario de la industria atunera, dijo que en estos momentos se ha menguado la posibilidad de un fenómeno agresivo El Niño de las características  del año 1998, que fue bastante complicado para el sector atunero.
Pero sí dijo es que actualmente el calentamiento de las aguas obliga a emigrar al atún en busca de un ambiente propicio, lo que merma  las capturas de la flota atunera.
Herrera señaló que la flota  ecuatoriana, gracias a su autonomía de navegación, busca el atún en otras costas para atender la producción industrial. 
“Ahora una buena parte de los barcos está en Perú, aprovechando la abundancia en esa costa que se mantendrá hasta los primeros días del 2016”, señaló.
Importancia. El registro de la Subsecretaría de Recursos Pesqueros (SRP) determina que la pesca genera más de 250 mil plazas de trabajo directa e indirectamente en toda la provincia. 
Solo la flota industrial, desde la extracción, industrialización hasta la comercialización, ocupa cerca de 85 mil personas directa e indirectamente. 
Las especies que más sobresalen de la provincia son el atún, dorado, picudo, wahoo, espada, miramelindo, pinchagua y macarela, indica la entidad.
La subsecretaría señala también que cerca del 65% de la pesca que se obtiene en Ecuador sale de Manabí y de este porcentaje el 37% de Manta. 
Según la SRP, el país exporta mensualmente 24 mil toneladas de pescado, valoradas en cerca de 80 millones de dólares. 
De esta cantidad se calcula que 3,5 toneladas salen de Manta y de sus parroquias costeras, mientras que en toda la provincia la cifra alcanzaría aproximadamente las 11 mil toneladas 
Flota pesquera.  En Manabí hay 14.137 embarcaciones de fibras artesanales, divididas de la siguiente manera: Manta 2.991;  Jaramijó, 2.878; Puerto López, 1.785; Sucre, 1.663; Portoviejo (Crucita), 1.158; San Vicente, 1.152 y Pedernales 1.119. 
Un informe del Viceministerio de Agricultura, Ganadería,  Acuacultura y Pesca (MAGAP) del 2014 reveló que Manabí es la provincia con el mayor número de pescadores registrados y caletas pesqueras. 
Manabí en cifras de pesca está por encima de Esmeraldas y Guayas. 
De acuerdo a lo que señala el informe, en Manabí hay 76 caletas pesqueras, dos más que Esmeraldas y siete más que Guayas. En número de pescadores, Manabí reúne a 18.600 personas, 4 mil más que Esmeraldas y siete mil más que Guayas.
Mientras que la flota de barcos a espinel en la categoría semi-industrial la forman cerca de 600 a nivel de Manabí.
La flota atunera la integran 107 barcos atuneros  que van desde los 100 hasta las 2.500 Toneladas de Registro Bruto (TRB).
Consumo. Un 10% y 12% del atún industrializado en diferentes presentaciones se queda para consumo nacional.
La variedad de pesca blanca que se desembarca en Manta y otras caletas de la provincia se distribuye en pelágicos pequeños, que tienen preferencia en los cantones de Tosagua, Bolívar y Chone . En los cantones costeros de la zona norte  tienen preferencia por el colorado, murico y wahoo y mariscos como la concha y el camarón. 
En Portoviejo el picudo es la especie marina de mayor consumo y en Manta la albacora, el bonito atún y el dorado son las 
especies que tienen alta demanda.
La importancia de la cadena del atún 
Ecuador  captura en el OPO (Océano Pacífico Oriental) un promedio de 250.000 toneladas métricas de atún, según las estadísticas de la CIAT.
Mientras que su industria, el 99% asentada en Manta, tiene una capacidad anual de roducción de 400.000 Toneladas.
Ricardo Herrera, presidente  de CEIPA (Cámara Ecuatoriana de Industrias Procesadoras de Atún), destacó que las  conservas y lomos de atún se exportan a todos los mercados internacionales con un  importante  aporte en la balanza de pago del país. Agregó que la Unión Europea representa el  principal mercado del atún, con el 55% de las exportaciones.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala