Actualizado hace: 4 horas 21 minutos
PORTOVIEJO.
‘El chino vince’, el pintor que crea en lápidas y óleo

Por un camino empedrado se llega hasta la casa del ‘Chino Vince’, un artista consagrado a pintar la religiosidad popular.

Domingo 03 Enero 2016 | 04:00

 Pocos lo conocen por su nombre real, José Vicente Zambrano, quien desde los 12 años incursionó en esta actividad que se resiste a desaparecer de las manos del ‘Chino Vince’.

En una mano sostiene una estampilla de Jesucristo y en la otra su pincel. El ‘Chino Vince’ mueve con agilidad sus manos mientras pinta una lápida.
Explica que cerca de tres horas se demora pintando una lápida.
Este artesano vive en el sitio San Andrés, de la parroquia Picoazá de Portoviejo, y recuerda que su escuela fue la calle. 
“Pinto lápidas desde que estaba en la escuela. Este oficio tradicional lo aprendí mirando”, expresa.
La Loma del Calvario de esta parroquia fue testigo de su primera obra. Allí con sus pinceladas retrató a la Virgen de Monserrate.
“Era ayudante de dibujo de los profesores y fue así como poco a poco fui desarrollando mi destreza”, expresa.
Zambrano dice que otra de sus expresiones artísticas refleja a la Virgen María de la Asunción, cuya figura la dibujó a la llegada del puente de la parroquia.
Señala que su inspiración por dibujar estas figuras religiosas se debe a la gran devoción que existe por los santos en esta parroquia.
“Este es un pueblo católico. Su religiosidad popular tiene un sinnúmero de expresiones. Yo expreso mi devoción por los santos con la pintura”, indica el “Chino Vince”.
Según manifestó el párroco de Picoazá, el 95 por ciento de los habitantes es católico. 
 
>EN ÓLEO. Para este artesano de 44 años su lienzo no sólo son las lápidas de los cementerios, sino que también pinta en óleo.
A través de esta técnica de pintura graficó el río que cruza por su natal pueblo.
Zambrano recuerda que de José Intriago Sacoto, conocido como Picasso, aprendió a dibujar.
“En la memoria colectiva de la gente del campo las casas de caña guadua y las de enquinche son parte de su identidad. Yo las inmortalizo con mis dibujos”, detalla Zambrano.
La creatividad de este hombre no solo se centra en las grafías funerarias, pues también pinta paisajes y rostros.
El “Chino Vince” tiene una multifacética disciplina artística. Cuenta que cuando estuvo en el Oriente ecuatoriano aprendió de un escultor a restaurar santos y monumentos.
“Cuando viajé al Oriente  aprendí un poco de escultura con personas que se dedicaban a realizar monumentos”, manifiesta.
 
>NADIE HEREDÓ SU ARTE.José Zambrano dice que hasta el momento no deja herederos en este arte. 
Un sobrino es quien ha aprendido este tradicional arte y quien ayuda a pintar. “Él tiene 14 años y ya realiza sus primeras pinceladas sobre las lápidas”, afirma Zambrano.
Según Ligia y Silvia Sánchez Rivera, quienes realizaron una investigación sobre la cultura funeraria, el oficio que realiza este manabita se caracteriza por la espontaneidad e ingenuidad de su habilidad con la pintura.
Añaden que este oficio es parte de la religiosidad popular que se origina en la campiña manabita.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala