Actualizado hace: 37 minutos
Childerico Cevallos Caicedo
Sobre la “obesidad” estatal

Concomitante con las advertencias oficiales a tomar medidas para enfrentar la crisis económica que afecta a Ecuador, hay opiniones que es al Estado al que le toca poner el ejemplo siguiendo aquello que “la esposa del César no sólo debe ser honrada sino parecerlo”...

Domingo 03 Enero 2016 | 04:00

Es que la crítica del presidente Rafael Correa a los empresarios por no haber sabido ahorrar y que ahora exigen al Estado cancelar las deudas que tiene con ellos, para unos resulta broma y para otros exabrupto, porque dicen que quien tiene al país sin recursos por no haber ahorrado en la época de bonanza, no debe estar mirando la lagaña en el ojo ajeno.
Hay comentaristas, como Martín Pallares, que piensan que es hora de que se empiece a desinflar al Estado. 
En su blog “Desde la tranquera”, en su escrito titulado “La presidencia de Ecuador tiene más empleados que la Casa Blanca”, Pallares cita algunos ejemplos como argumento de una supuesta obesidad estatal:
Señalando como fuente de datos del BID 2014, dice que la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) en el 2012 tenía 706 funcionarios, aumentó a 1.021 en el 2014 para bajar a 815 en el 2015. 
Su objeción es que poquísimas industrias nacionales podrían tener ese número de empleados. 
Continuando, indica que la Secretaría de la Administración, de acuerdo a los directorios publicados por la misma institución, de 268 empleados que tenía el 2012 saltó a 446 en el 2014 y a 461 en el 2015.
Pero lo que Pallares destaca con admiración es que la Presidencia de Ecuador, según su directorio, hasta septiembre del 2015 tenía 515 funcionarios, 41 más que la Casa Blanca (474) siendo esta la sede del presidente de la potencia más fuerte del mundo: Estados Unidos.
Afirma que si se liga a los de la Secretaría de Administración, “con la que técnicamente está vinculada”, el sistema presidencial ecuatoriano tendría nada menos que 974 empleados (en realidad la suma da 976), superando en mucho a la de don Barack Obama.
Y sobre la Secretaría de Comunicación señala que, de 212 empleados en el 2013, en septiembre del 2015 tenía 313 funcionarios, “muy superior a la cantidad de periodistas que ninguna organización periodística del país se pueda permitir”. Y remarca que “a lo de la Secom habría que aumentarle el personal del Cordicom y el de la Supercom, que constituyen la triada del control y el estrangulamiento del Gobierno sobre la comunicación. Y qué decir si a todo eso se aumenta el personal de todo el aparato de propaganda que incluye a diario El Telégrafo, entre otros medios”. 
Por si acaso, no certifico los datos; son para el debate.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: