Actualizado hace: 10 horas 44 minutos
Migración y plagas
Migración y plagas
Por: Alfredo Saltos Guale

Sábado 02 Enero 2016 | 04:00

Un informe del Banco Mundial estima que hasta la finalización del 2015 se habrá cuantificado en 250 millones el número de migrantes, siendo los países de mayor desarrollo y estabilidad los principales atrayentes de familias que buscan mejores oportunidades de trabajo, que luego genera un movimiento de remesas a sus naciones de origen, calculadas en 601 mil millones de dólares, de los cuales 441.000 millones se dirigen a países en crecimiento, incluyendo Ecuador con 2.500 millones. Estados Unidos aporta con flujos de salida de 56.000 millones anuales. Estas significativas transferencias son un salvavidas para millones de nacionales y para la economía de sus países.

Esa corriente humana es positiva para los receptores porque significa incorporar una importante fuerza laboral de variados matices, que se traduce finalmente en prosperidad para los sitios de donde proviene. Pero es necesario tomar en cuenta, que puede derivar en situaciones negativas, porque sus protagonistas podrían ser portadores involuntarios de plagas y enfermedades de animales y plantas, que no existen en las localidades donde fijan su nueva residencia. 
Para el caso de enfermedades catastróficas en cultivos, como el Mal de Panamá en plátano y banano, los riesgos de esas mudanzas migratorias se han calificado en el grado uno o grave, cuando las personas parten de lugares donde se ha reportado su existencia, como las regiones del Sudeste asiático, África y Medio Oriente. El nivel dos, se asigna a  sus vecinos, que no teniéndola, son candidatos para ser infectados con mayor facilidad; y el lugar 3, lo ocupan todos los otros, inclusive Estados Unidos que, no siendo cultivador de las musáceas, es el final de miles de familias nativas de sitios contaminados, posibles transmisores de esporas del hongo, susceptibles de  mantenerse latente por muchos años, antes de ser acarreados a Latinoamérica, donde se siembran en grandes superficies.
Estadísticas oficiales señalan que en el 2014,  la República Popular China, altamente infectada, tuvo un movimiento migratorio de 8.906 personas, entre empresarios, trabajadores y técnicos, que laboran en proyectos hidroeléctricos y de riego, constituyendo por tanto en serio peligro para las plantaciones de plátano y banano. Esto obliga a  los agricultores a montar operativos preventivos para evitar el acceso del patógeno a sus fincas y adoptar instructivos o protocolos para regular el ingreso de visitantes, maquinarias, equipos y trabajadores, libres de lacras, única manera de alargar la llegada de un mal incurable que tarde o temprano nos afectará. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: