Actualizado hace: 19009 días 22 horas 50 minutos
INNOVACIÓN
El bótox es más que belleza

En los últimos años un nuevo tratamiento ha revolucionado con fuerza el mundo de la cirugía plástica y la belleza.

Miércoles 21 Octubre 2015 | 03:00

 La toxina botulínica, también conocida comercialmente como Bótox o Vistabel, se ha posicionado como uno de los tratamientos de rejuvenecimiento más requeridos en el mundo; pero lo que muchos no saben es que esta proteína tiene más usos útiles en beneficio de la salud.

Dolor, espasmos, migrañas, sudor excesivo, contracturas, todas estas dolencias pueden ser solucionadas gracias al mismo tratamiento. 
Esto es lo que el bótox puede hacer por la salud, informa el Hospital Universitario La Paz de Madrid, España.
 
>DESCONOCIDO. Su uso en el tratamiento de determinadas enfermedades (blefaroespasmo o parpadeo incontrolable y estrabismo de los ojos) se ya se probó hace unos 15 años. 
Más tarde se amplió el espectro de enfermedades susceptibles de recibir este tipo de tratamiento a la distonía cervical, una enfermedad neurológica que produce contracciones graves de los hombros y el cuello, y más recientemente se usa también para la hiperhidrosis o sudoración excesiva de axilas y manos. 
La médico Mercedes Martínez Moreno, del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de La Paz, señala además que este fármaco está cobrando cada vez más importancia, y apunta que, con muchas hipótesis aún en investigación, se ha trabajado especialmente en el dolor de origen músculo esquelético: latigazo cervical, dolor miofascial, síndrome del piramidal, dolor lumbar crónico.
“Asimismo, se usa en epicondilitis, fascitis plantar (inflamación aguda de la aponeurosis plantar del pie) y cuadros de dolor osteoarticular, como la artritis reumatoide”, informa. 
 
>MÁS SOLUCIONES. También la toxina botulínica mejora  los síntomas de la hiperhidrosis, un trastorno que provoca sudoración excesiva. “La toxina botulínica está indicada para la hiperhidrosis axilar severa en aquellos casos en los que los antitranspirantes de uso tópico han fracasado”, explica el médico Adolfo Sanz, dermatólogo de la Clínica Ruber Internacional de Madrid. La toxina se inyecta en pequeñas dosis y actúa bloqueando las señales nerviosas que regulan las glándulas sudoríparas, con lo que se reduce la cantidad de sudor que producen. 
Hace poco más de un año también se aprobó la toxina botulínica para el tratamiento de la migraña crónica, una enfermedad que presenta la característica de que quienes la padecen tienen dolor de cabeza al menos 15 días al mes. 
+ Importante
Más sobre la toxina botulínica
Básicamente las pequeñas dosis de toxina botulínica usadas en medicina actúan bloqueando la liberación de una sustancia química producida en las terminaciones nerviosas llamada acetilcolina, que es la responsable de las contracciones de los músculos. Cuando de esta forma interferimos selectivamente la capacidad de contracción de los músculos de las zonas deseadas, las líneas de la piel del entrecejo se suavizan y, en la mayoría de casos, desaparecen en una semana. La inyección de toxina botulínica está contraindicada cuando exista una infección en la zona donde se va a aplicar el tratamiento y en individuos con hipersensibilidad conocida a cualquiera de los preparados del producto.
 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias