Actualizado hace: 78 días 8 horas 18 minutos
Manta
La confesión de cuatro hermanos
Imagen referencial

A los hermanos Cedeño no solo los unía la sangre, sino un secreto que decidieron revelar: los cuatro son gays.

Domingo 02 Agosto 2015 | 10:00

Los rumores sobre las preferencias sexuales de sus hijos no tardaron en llegar a oídos de los padres. 

La reacción que la pareja tuvo fue de incredulidad, así que decidió buscar la opinión de un experto, con la esperanza de que los rumores fueran falsos.
Al llegar a la sala del psicólogo, éste tuvo una reunión  sólo con los hermanos, quienes no tuvieron ninguna dificultad en aclarar cada duda. Luego el psicólogo decidió hablar con los padres a solas, pero los hermanos insistieron en estar presentes. Y así ocurrió.
Mientras el psicólogo hablaba con sus padres, los cuatro, sentados en el sofá, apretaban sus manos y sus lágrimas brotaban al ver los rostros de decepción, sobre todo de su padre. 
Al salir de la consulta descargó palabras muy duras en contra de ellos. Y al salir de la terapia les quedó claro que debían abandonar la casa. Pero esto no sucedió, porque al llegar al hogar el silencio se apoderó del lugar y como si fuera un pacto, no se ha vuelto a hablar del tema nunca más. “Debe ser difícil ser mi papá, pero aunque no hablemos del tema, él nos brinda su apoyo en lo que necesitemos”, dijo uno de los hermanos.
CAMBIO EN CUERPOS. Tres de los hermanos Cedeño han dejado que su cuerpo tome forma de mujer, aunque no se han realizado alguna operación de cambio de sexo; su cabello largo, sus labios casi siempre maquillados dejan a flote lo que en realidad quieren y sienten ser:  una mujer. 
Ellos utilizan hormonas femeninas para que su vello facial se reduzca y su tórax tome forma de pechos femeninos. De los cuatro, uno de sus hermanos se mantiene con aspecto más varonil. 
Él dijo que ser homosexual no siempre es representar a una mujer, sino más bien sentir atracción por personas de su mismo sexo,  sin dejar de verse como uno de ellos.
Sus padres con el tiempo cedieron a la idea de la nueva identidad de sus hijos. 
Ellos, los padres, dieron el primer paso, pero impusieron reglas dentro de la casa. 
Su madre no les permite usar ropa de mujer ni maquillarse demasiado. Cuando hay fiestas familiares deben utilizar ternos o ropa de hombre. A diario ellos usan pantalones apretados y blusas, no utilizan vestidos a menos que sea un evento especial de la comunidad gay.
HISTORIA. El mayor de los hermanos tiene 25 años, a él sus amigos lo llaman “Miky” y desde niño sintió que el cuerpo de hombre que estaba desarrollando no era el correcto. 
Luchó contra esas emociones contradictorias, pero al final se aceptó tal cual es. 
“Miky” dijo que el colegio fue una etapa muy difícil, aunque su aspecto era muy varonil y sus ojos verdes lo hacían atractivo para las niñas, él se abrigaba en su timidez para evitar cualquier roce con sus compañeras. Recuerda que a los ocho años estaba sentado en su cama cuando un primo se acercó y acarició su piel. 
En vez de sentirse abusado sintió cierto agrado y aunque no pasó nada más, fue ese día que entendió lo que por dentro se gritaba así mismo y no podía ocultar más: le gustaban los hombres. 
Ahora, en su edad adulta, junto a otro hermano tienen un cyber que administran para sus gastos personales y ayudar en la casa. 
El otro se hace llamar “Roberta”, tiene 24 y es el segundo de sus hermanos. También se dio cuenta que sus gustos y atracción eran diferentes a los demás niños. 
Trabaja atendiendo a los turistas en un local de artesanías, en donde se elaboran collares y pulseras que él con el pasar del tiempo también ha aprendido a confeccionar. 
“Desde muy chico he sabido qué es trabajar, aunque cuento con el apoyo económico de mis padres, el trabajo me ha ayudado a afrontar muchas cosas en mi vida”, expresó.
“Roberta” siente que es una mujer y confesó que lo más duro no fueron las burlas de sus compañeros, sino la no aceptación de sus propios padres.
“Kim” es sensible  y  prefiere hablar poco del tema. Mientras se mira al espejo para delinear sus cejas, dijo que ante todo es una persona realista, ya que al final nadie puede ser feliz siendo como es. 
“No me refiero a la inclinación sexual sino más bien a los monstruos que llevamos por dentro y que no nos dejan ser felices. Si a muchos se les complica ser aceptados ante la sociedad, imagínate siendo como somos. Es una constante lucha”, indicó.  
“Kim” es el menor, tiene 21 años y cree que el amor al igual que la sociedad son muy crueles. 
Aunque lo dice muy en serio, sus hermanos comentan que en realidad lo que más desean en la vida es ser aceptados tal cual son. 
“Nadie decide ser así, quién puede decidir ir contra la corriente social, quién decide ser gay sabiendo que el resto te va torturar y apartar porque no eres ‘normal’,  nosotros no decidimos, nosotros nacimos así”, indicó.
El otro hermano tiene 22 años y estudia en la universidad.
Los cuatro hermanos luchan por ser aceptados por el mundo y aceptados principalmente por su familia. Dicen que lo segundo lo están consiguiendo y al fin de cuentas el mundo lo hace su familia y es suficiente.
LOS CAMBIOS. En una  feria gastronómica Polet Pico dijo que comprobó que la sociedad ya no discrimina a la comunidad GLBTI.   
Pico es la presidenta de la asociación de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (GLBTI) de Manta denominada Luvid (Luchando por la Vida). 
Hace tres semanas lideró la organización de un festival gastronómico y cortes de cabello a mitad de precio, con el objetivo de recaudar fondos para la asociación.
Pico no negó que mantuvo el temor de que nadie asistiera a la actividad, pero al final todo fue un éxito. 
La gente acudió a la feria en gran cantidad. 
Para Pico, esta afluencia  representa que la sociedad cada vez más apoya, opina, aporta y defiende a la comunidad GLBTI.  
Dijo que esa concurrencia corrobora lo que se habla en otras comunidades del país, de que “Manta es la ciudad donde hay mayor respeto y aceptación para los Gais, Lesbianas, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales.
Pero ella es consciente de que no todo es “color de rosa”, que aún hay grupos que los rechazan. Aseguró que estas personas tienen problemas y deben ser tratadas psicológicamente. 
“Es que no hay razón para rechazar a alguien con orientación sexual diferente, más si nunca te hace daño”, cuestionó. 
La dirigente y activista tampoco esconde que hasta hace algunos años ser aceptados por la sociedad era lograrlo bajo burlas y cuestionamientos. 
Señaló que antes alguien podía discriminar a un homosexual y no pasaba nada, incluso hasta para la víctima parecía algo normal. 
Ahora la comunidad siente que vive en un país donde sus derechos se han hecho respetar porque se han marcado precedentes con las demandas, indicó.  
Pico, quien conduce un programa radial donde comenta sobre los derechos de la comunidad GLTBI, consideró que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho del que no  declinan conseguir.  
GOBIERNO Y EL PAPA. El presidente Rafael Correa ha mostrado en reiteradas ocasiones su desacuerdo con el matrimonio entre personas del mismo sexo. 
Y a pesar de los pedidos hechos por la colectividad GLBTI, Correa ha reiterado que “para la inmensa mayoría, temas como matrimonio gay no es prioridad” en el país. 
No obstante, ha dicho que este Gobierno es el que más ha hecho por los grupos GLBTI, poniendo como ejemplo la unión de hecho y tipificar como un delito la homofobia. 
El papa Francisco ha reafirmado la oposición de la Iglesia Católica al matrimonio gay, pero tambien ha insinuado que podría respaldar algunos tipos de uniones civiles.
El papa no ha precisado los casos.   
Según reportes del semanario estadounidense National Catholic Reporter y del diario estadounidense The New York Times, en el 2010, cuando Francisco era era arzobispo de Argentina, apoyó las uniones civiles de personas del mismo sexo. 
En este país los gais sí pueden casarse.  
INFLUYE LA CONVIVENCIA. Tito (nombre protegido) cree que se hizo gay porque se crió entre mujeres. Su infancia y adolescencia las vivió con sus dos hermanas y su mamá. Su papá pasaba más tiempo en el trabajo, por lo que, a criterio de Tito, no tener la figura paterna generó a que adopte actitudes femeninas.  
Iraklys Salazar, psicólogo, cree que la convivencia de un niño entre mujeres podría influir en la orien tación sexual del menor, pero no lo cree un determinante. 
Él aseguró conocer casos de hombres criados entre mujeres y féminas que crecieron entre hombres, y que nunca mostraron cambio en su orientación sexual. 
Salazar prefiere no hablar de hacerse gay, sino de reconocer y aceptar la verdadera orientación sexual. 
Es que, aunque él no asegure que se nace gay, dijo que hay estudios científicos que determinan que la asociación de genes en la persona crea una condición en el cuerpo que podría incidir en el cambio de gusto sexual. 
Salazar explicó que esta alteración de genes, sumado al ambiente sociocultural donde se desarrolla una persona, inciden en la asimilación de una orientación  del deseo sexual, que para él es una conducta normal. 
Culminó diciendo que hablar de “hacerse gay” es hablar de una orientación sexual distinta que siempre ha estado reprimida.
Para la psicóloga Liseth Párraga la homosexualidad es tan antigua como la historia; ella considera que la experiencia homosexual es tan diversa en todos los aspectos, como en lo psicológico, social y sexual. 
Párraga cree que se nace con estas preferencias y recomendó a los padres de familia realizar una adecuada educación sexual teniendo en cuenta la edad de los niños, ya que esto es fundamental para fomentar el respeto a las preferencias  sexuales de los demás. “La mayoría de escuelas cuentan con un área de psicología, los padres pueden acudir”, dijo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más noticias