Actualizado hace: 23 minutos
Para adolescentes y jóvenes
Para adolescentes y jóvenes
Por: Guido Álava Párraga

Viernes 20 Junio 2014 | 04:00

La Biblia dice: “Todo lo que el hombre sembrare, de eso cosechará”

Nadie duda que en los tiempos de hoy sea cada vez más evidente un comportamiento ciudadano que evidencia falta de solidaridad con el prójimo, falta de respeto entre los integrantes de una familia, exacerbación de ánimos por cosas triviales, violencia juvenil, rechazo a los hábitos de lecturas y una lista extensa de conductas negativas que están ya empañando la personalidad de nuestros adultos.
Lo realmente llamativo es que la mayoría de protagonistas de estos comportamientos son adolescentes y jóvenes, así lo confirman las diferentes estadísticas publicadas en los medios de información.
¿Cuál debe ser la reacción de nosotros los padres con hijos menores de edad y de los profesores de escuelas y colegios?
En anteriores reflexiones he señalado que hace falta retomar en los hogares, o dentro del entorno familiar, el verdadero y efectivo rol de padre, traducido en comunicación diaria enriquecida con diálogos e instrucciones que trasciendan lo vano y mediocre, una comunicación llena de principios y valores aceptados milenariamente por la humanidad.
De la misma forma, y para enfatizar más en el cambio de actitud, es necesario llenar la casa de buenos ejemplos en forma permanente. Esto es necesario hacerlo para que hable más alto lo que hacemos que lo que decimos. 
Las escuelas y colegios deben estar llenos de profesores que tengan los mismos y buenos comportamientos de un papá o mamá, bien instruidos en los valores trascendentes porque hasta ahora se ha preparado a los estudiantes más para la mediocridad que para la grandeza.
Hasta que esto ocurra les digo a los adolescentes y jóvenes que mediten permanentemente sobre este hermoso pensamiento bíblico: “Todo lo que el hombre sembrare, de eso cosechará”                                                                                               Les recomiendo lo siguiente:
Siembren, desde hoy, el hábito diario de lectura de todo libro edificante, principalmente la Biblia. Siembren el arte del ejercicio físico diario y de una alimentación equilibrada que incluya frutas y legumbres. Siembren el hábito de una permanente higiene corporal. Siembren el hábito de respetar y amar incondicionalmente a toda persona al lado tuyo. Siembren higiene espiritual dialogando con Dios todos los días, orando, leyendo, meditando y aplicando su palabra. Es importante que siembren todo esto, porque con seguridad mañana comerán el fruto del éxito y la prosperidad en todo.

 

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: