Actualizado hace: 4 horas 31 minutos
Sigifredo Briones Mejía
Medicina humana y veterinaria

L os médicos y veterinarios deben trabajar muy estrechamente sin egoísmo, supremacía o discrepancias conceptuales en el contexto de las investigaciones con un mismo objetivo, preservar la salud de la humanidad y prevenir los brotes de muchas enfermedades infecciosas emergentes zoonósicas, lo que mejoraría las evaluaciones de los riesgos, se conocería el potencial de transmisión, minimizar los riesgos de los dueños de mascotas inmunocomprometidos.

Viernes 13 Junio 2014 | 04:00

El riesgo y la “posibilidad” de contagiarse por el contacto con los animales  es permanente para quienes realizan actividades como: tenedores o trabajadores que manejan animales de producción (bovinos, cerdos, aves, cabras, equinos, ovejas, etc.); veterinarios dedicados a clínica  ambulatoria,  asistencia técnica en zoológicos, ornitólogos, herpetólogos, etólogos, comercializadores de mascotas, faenadores en mataderos, laboratoristas que manipulan material biológico.
La investigación epizootiológica y epidemiológica  permitiría una mejor comprensión del mecanismo de infestación e infección  de las enfermedades zoonósicas, de los agentes y sus interacciones,  se ampliaría el campo de acción para mejorar las estrategias innovadoras  de prevención y control. Se requiere efectiva y real cooperación de propietarios, profesionales y comunidad; la colaboración y participación entre médicos y   veterinarios se comprendería mejor  a los agentes  zoonósicos y sus interacciones; en los dueños y trabajadores  que  manejan  animales  y conviven con ellos,  faenadores, personal de tiendas de mascotas etc. el riesgo ocupacional es alto. 
Talleres para médicos y veterinarios sobre zoonosis y los riesgos para la salud humana podrían establecer y fortalecer esfuerzos de colaboración; reconocer  los brotes en animales y humano en forma simultanea permitiría identificar los vectores,  agentes causales para aplicar estrategias   de vigilancia, control  y monitoreo. Patógenos zoonósicos se transmiten con el agua, alimento y están directamente vinculados con el aparecimiento de brote  en humanos. La vigilancia de zoonosis en humano y animales tiene que ser permanente; las  interacciones del agente anfitrión y su ecosistema contribuiría a entender un poco más el comportamiento de los agentes etiológicos que  mutan con   facilidad.  En nuestra Universidad (UTM) las facultades de Medicina y de  Veterinaria  tienen la oportunidad de investigar, descubrir e identificar  las nuevas cepas que producen los brotes zoonósicos que son consideradas como enfermedades  desconocidas o pasan desapercibidas y no son notificadas ni registradas. 
Sería gran ayuda  para la salud si se  realizara investigación en el amplio  tema de las enfermedades zoonósicas, que en Manabí no se hace ni hay datos estadísticos.                                                                                                   
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala