Actualizado hace: 78 días 8 horas 22 minutos
Sobre la ley de comunicación
Sobre la ley de comunicación
Por: Lilian Alarcón Durán

Jueves 27 Junio 2013 | 00:00

Hace más tres años, cuando se presentaron tres proyectos de ley, uno de los cuales era expuesto por el Foro de la Comunicación, donde participaban redes de comunicación y organizaciones sociales e indígenas, en ese momento las opiniones centrales y representativas no eran asumidas, ni por la mayoría de asambleístas ni por el gobierno.

Después, durante los últimos 14 meses, la ley quedó solidificada por falta de mayoría en la Asamblea. Si bien no se logró que las organizaciones sociales se movilicen a su favor, estas tesis fueron adquiriendo legitimidad en la sociedad, a tal punto que ahora nadie desconoce abiertamente lo justo del reparto equitativo de las frecuencias.

Este 14 de junio la Asamblea Nacional de Ecuador aprobó la Ley Orgánica de Comunicación y con el visto bueno por el presidente Correa, ahora divulgada y legalizada en el Registro Oficial. Para los sectores y movimientos que vienen defendiendo esta ley, consideran a este sector (el de la comunicación) como fáctico, y consideran a la norma un logro importante para el país y un precedente significativo para el continente. Que no tiene nada de dura, dicen, ya que entre las innovaciones introducidas se incluye la obligación para los anunciantes privados de destinar al menos un 10% de su presupuesto anual a medios de comunicación de cobertura local o regional. 
Establece que las actividades periodísticas de carácter permanente deberán ser desempeñadas por profesionales en periodismo o comunicación (con excepción de los espacios de opinión, columnas especializadas y programas periodísticos en las lenguas de las nacionalidades y pueblos indígenas). Otra innovación es la prohibición del "linchamiento mediático", entendido como "la difusión de información concertada y reiterativa… destinada a desprestigiar a una persona natural o jurídica o reducir su credibilidad pública", entre otras innovaciones.
Los contrarios a dicha ley dicen de un “posible” monopolio publicitario que quizás beneficie a pocos, y de la “potencial” merma de la libertad de expresión, advierten sobre efectos negativos de la "ley mordaza". Con ella, aseguran, se pone fin a la capacidad de informar y de cuestionar al poder. Informar se convertirá en una tarea de continuo sobresalto.
Todo está dicho: la Ley de Comunicación es una realidad, esperemos que las bondades sobre las “oportunidades y servicios al alcance de todas y de todos”, y “que el periodismo deje de ser un privilegio del cual solo disfrutan los mejor ubicados en nuestra sociedad” no sea solo una entelequia. Amanecerá y veremos!
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más noticias