Actualizado hace: 17 días 3 horas 42 minutos
IVÁN DELGADO MARTÍNEZ  [email protected]  Ciudadano
EL INEFABLE CARLOS VERA

Todo parece indicar que a la "estrella" C. Vera, hasta ahora, no le ha ido nada bien, como lo esperaban sus "fans", a pesar del parcial éxito logrado en el periodismo televisivo, conseguido a fuerza de su radicalidad estudiada, su dedicación en la investigación parcializada, su verticalidad manejada en función del rating, etc. Calculaba convertirse en figura estelar o, como a la postre lo pretende, promocionarse políticamente, dado que buena parte de los políticos improvisados proviene de la farándula, del espectáculo circense y del periodismo sensacionalista, como corresponde a una colectividad que equivocadamente piensa que quienes no están en los medios no están en nada.

Jueves 23 Septiembre 2010 | 00:00

Sin embargo, a todo esto, que debió servir de espaldarazo como para que su figura crezca lo suficiente para tener dimensión nacional y no terminar como anticipado globo de ensayo, se ha quedado restringida al apoyo de unos cuantos detractores de la Revolución Ciudadana, a un grupo de "prestigiosos" periodistas, a ciertos empresarios ante diluvianos que costean sus periplos y a extranjeros que financian las virulentas campañas dedicadas a intentar derrocar a Correa e intentar descalificar las tesis del Socialismo del Siglo XXI.
Ciertamente que no podrán lograr el cometido de desestabilizar al gobierno popular con argumentos deleznables, con boicots de banqueros y "empresaurios" que tejen redes para que fracase el modelo económico de un gobierno que privilegia la atención a los más pobres y postergados.
No creo que C. Vera llegue a brillar con luz propia, por tanto podemos asegurar, como el poeta, "que su luz sólo es reflejo y no lumbre de estrella". Por lo demás, es explicable la acrimonia de C. Vera contra R. Correa, puesto que no pudo el periodista "estrella" someter al Presidente a sus caprichos, donde además de querer brillar para alimentar su ego, le interesaba poner a disposición su productora de televisivo.
Queda demostrado que C. Vera, con su anhelo político fracasado, es un manojo de "rosales mustios" y es parte de la vieja partidocracia corrupta que carga a cuesta "con sus despojos mortales". No ha podido levantar una propuesta acoplada a las condiciones de una sociedad dinámica y menos expresar un modelo de desarrollo alternativo propio para enfrentar los retos del milenio. Es que C. Vera por su trabajo comunicacional es una persona informada, que lo habilita para su  ejercicio profesional; pero es evidente que carece de formación sólida y de rigor científico para ser protagónico en un moderno  escenario donde se debaten temas de altura. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala