Actualizado hace: 1 hora 14 minutos
Roque Mendoza López
Dos golpes al agua

El día Viernes Santo, 10 de abril del 2009, regresaba desde la ciudad de Quito, después de haber asistido al taller de “fortalecimiento y construcción de capacidades en la Secretaría Técnica de Gestión de Riesgos”, evento apoyado por Intermón-Oxfam y cuyo objetivo fue la presentación del proyecto ESFERA que se refiere a: Carta humanitaria y normas mínimas de respuesta en casos de desastres; herramienta de mucha utilidad para las personas que a diario trabajamos en el tema Gestión de Riesgos, porque lo consideramos como eje fundamental para el desarrollo sostenido de los pueblos.

Viernes 22 Mayo 2009 | 20:38

Leía el contenido de las páginas de un diario nacional y, de repente, me llama la atención un titular que decía: “Sequía afecta al agro”, e inicia la crónica manifestando: “Ocurre en varios cantones de Manabí y ya hay dos mil quinientas hectáreas de cultivos afectados. Agricultores piden ayuda para que pérdidas sean menores”. Y en el reverso de la página me encuentro en la sección buzón, con la defensa que hace un hombre de opinión a favor de Manageneración, para que operen las dos plantas hidroeléctricas ubicadas en Poza Honda y La Esperanza, lo que no comparto por cuanto el agua embalsada en ambas represas debe ser utilizada, exclusivamente, para consumo humano y regadío, como es el objetivo de sus construcciones. Analizando lo que había leído, recuerdo, que el viernes 20 de marzo de 2009, exactamente un mes antes, en un medio de información escrito de Manabí, se decía: “La fuerte lluvia caída la tarde de ayer en la ciudad (Portoviejo), marca el inicio de un fuerte temporal”. Más adelante indica: “Los últimos reportes satelitales indican que la influencia de tormentas desde la Amazonía se tomaron el Pacífico, lo cual hace predecir una jornada de lluvias intensas que pueden extenderse hasta abril próximo”. Estamos en abril, y esta noticia que alegró al agricultor y de una u otra manera, y que también preocupó a familias de la zona urbana ubicadas en zonas de riesgos, solo quedó en noticia, porque, lamentablemente para los primeros y “felizmente” para los segundos, no se dio mucha lluvia. Pero lo que se puede presentar a consecuencia de un evento cíclico, como es la sequía, nos debe de preocupar a todos. “Preparémonos para la sequía”, lo indicó Enrique Delgado Coppiano, el 24 de diciembre de 2005, en su artículo difundido por El Diario, ¡Y qué sequía! Es de considerar esta recomendación, porque a más de que los fenómenos naturales, son una probabilidad, la falta de agua para el consumo humano y regadío, traería consecuencias adversas para la provincia de Manabí, incalculables, como sucedió en la década del 60, en que a pesar de que las condiciones ambientales eran diferentes; por ejemplo el norte de la provincia no estaba deforestada como ahora, pero en cambio tenemos dos represas y túneles para el trasvase de agua, lo que mitigaría los efectos adversos en los valles del río Portoviejo y del Carrizal; por ello la construcción del Proyecto Múltiple Chone”, es prioritario y con ello tener otra zona provista de una obra que también mitigaría, no sólo a los efectos adversos de una sequía, sino que también el de las inundaciones. Respetemos la naturaleza, cuidemos el agua.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: