Actualizado hace: 3 horas 16 minutos
Lorenzo Bravo Delgado
Un paso al costado

La turbulencia política que se está dando en Manabí, varios partidos y agrupaciones políticas que inculpan al Sr. Gobernador de la Provincia. Aduciendo que es el responsable de todos estos mal entendidos, de las declaraciones públicas de fraude y motivos que inciden en el actual comportamiento político de la provincia.

Sábado 09 Mayo 2009 | 20:13

Empezó minimizando o intentando minimizar los informes de trabajo que varios alcaldes vertían en sus sesiones solemnes de aniversario de cantonizaciones. Desde la segunda vuelta en la cual fue elegido el Ec. Correa, muchos alcaldes que en estas elecciones participaron en el Movimiento Municipalista, junto con Manabí Primero, estuvieron apoyando el proyecto político del Presidente de la República. La actuación política del Sr. Gobernador incidió para que estos alcaldes, que por sus eficientes labores desplegadas en sus cantones buscaban la reelección con el partido de gobierno, no fueran calificados por el buró político de Alianza País de Manabí, donde la primera autoridad provincial es parte preponderante. La respuesta que le dio al Alcalde Jaminton Intriago, al comunicarle este, los acontecimientos ocurridos en la Parroquia Novillo de Flavio Alfaro por los ánimos exaltados de la ciudadanía a consecuencia a la segunda convocatoria a elecciones. Según lo publicado en medios impresos y por públicas expresiones del alcalde Intriago, El Sr. Gobernador en forma airada respondió “Si tenemos que matarnos, matémonos”. Su viaje a los cantones donde se repetía parte del evento electoral acompañando al candidato oficialista a la prefectura de Manabí Ec. Ricardo Zambrano, el mismo que se encargaba de regalar urea y más dádivas a los ciudadanos a efecto de ganar votos. Todo esto sale de lo normal y producen violencia como el caos en que se ha convertido el resultado de las elecciones del 26 de abril. Con seguridad sin la intervención política de la primera autoridad de la provincia, las aguas estuvieran calmadas y no se hubieran convertido en borrascas, como en los momentos actuales. Nada de lo expresado es ético y es un flaco favor el que se le ha querido hacer al Presidente de la República. En consecuencia es aconsejable por moral cívica y por sanidad política que la primera autoridad provincial dé un paso al costado.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: