Actualizado hace: 9 minutos
Horacio Hidrovo Peñaherrera
La Niña de Buenos Aires

Tema distinto al planteado por José Martí “La Niña de Guatemala”. Se trata de la niña de Buenos Aires, anónimamente en mi corazón, la que corrió entre la multitud, muy cerca de la Avenida de los Libertadores. Manuela se dio cuenta de la situación.

Martes 28 Abril 2009 | 22:22

Yo llevaba en mis manos media botella de plástico de coca cola, cuando esta niña, de nombre presentido pero anónimo, me extendió la mano pidiéndome, el resto del refresco. Se lo di, luego la niña se perdió en los hilos del torbellino humano, con dirección a “Retiro”. La madre, que había visto la acción de la niña, le gritó: “dale gracias al Señor”. Y la niña regresó y me dijo: “gracias, señor”. Este es un problema pequeño, pero la verdad es que Argentina se desangra, que casi nadie tiene empleo y que el poder político hace todo lo posible por rescatar la economía, mientras en los Estados Unidos sentencian al que arrojó zapatos al Presidente de la poderosa nación. La niña de Buenos Aires, a lo mejor vivirá mucho tiempo; a lo mejor crecerá como los maizales en abril, pero los 4.100 niños de Irak, no en una guerra, sino en una invasión injusta e inhumana, estarán sepultados sobre el lomo de los siglos. La conclusión es la siguiente: las guerras hacen daño, enferman la mente de los pueblos, crean la venganza privada y pública, arman a los criminales, que se sacian con matar niños, mientras en Buenos Aires se celebra con conmemoraciones de luto la muerte de 37 argentinos e israelitas, en el asalto a la Embajada. Todo esto nos confunde. En la Plaza San Martín los emigrantes desempleados duermen sobre bancas verdes y de madera. No más guerras, por qué no vivir en paz, por qué no apagar la ira de los cañones, por qué no sembrar flores y árboles en vez de batallas fratricidas. El mundo quiere crecer, sonreír, producir, vestirse, comer y cultivar la inteligencia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: