Actualizado hace: 6 horas 1 minuto
Conversación en un bus
Por: Freddy Solórzano

Lunes 08 Febrero 2021 | 11:00

“No hay buenos días ni buenas noches.

 Una cama puede ser un ataúd para una pareja.  Él a la derecha, ella a la izquierda. No se miran ni se hablan porque no hay nada que fingir. Ya no hay niños. Todos crecieron y se marcharon de casa. La pareja se quedó para ignorarse. No hay buenos días ni buenas noches. No hay almuerzos juntos. No hay feliz cumpleaños. Duermen en la misma cama porque ninguno quiere ceder. La noche que uno de ellos no lo haga es porque se ha ido para no regresar. Eso espera él de ella. Pero ella cree que él se irá primero. Ella se levanta por la mañana, él sigue acostado. Así son los sábados.  Ella sale y vuelve por la noche y continúa ese hombre en la parte de su cama.

Ella saca el celular del bolso y marca a su hijo mayor para decirle que venga a casa porque su padre ha muerto. Parece que le dio un infarto. Le pide que llame a la funeraria porque ha empezado a oler mal el cadáver. Ahora sí la cama será para ella sola. La paciencia y cambiarle las pastillas para el corazón que él tomaba dieron sus frutos. (Conversación de dos amigas en un bus).