Actualizado hace: 2 minutos
Manabí
Destruyen pista clandestina donde hallaron una avioneta, en el sitio Cantagallo

Jueves 01 Octubre 2020 | 18:56

Nadie sabe a quién pertenece el terreno donde hallaron una avioneta estrellada en el sitio Cantagallo de Jipijapa.

En el lugar habían desmontado todos los árboles de algarrobos para aplanar la tierra con maquinarias pesada. El fin: construir una pista clandestina de casi dos kilómetros de largo. El terreno estaba cercado con estacas y alambre de púas, pero nadie sabe quién es el dueño.
El lote no tiene clave catastral en el Municipio de Jipijapa ni está registrado en la Subsecretaría de Tierras, informó el fiscal Antony Padilla.
Tampoco se sabe quién tiene la posesión del territorio o si existe información en el Registro de la Propiedad.  
El fiscal dijo que esas tierras son comunales y pertenecen a los habitantes de Cantagallo, pero ningún habitante ha sido llamado a declarar.
A los dirigentes, que son los encargados de vigilar las tierras ancestrales, tampoco los han convocado a rendir una versión.
Este accidente aéreo se produjo hace seis meses, y el fiscal manifestó que en los próximos días llamarán a declarar a los comuneros, pero aclaró que no podrán ser procesados porque sería improcedente.
“Como no hay registros de quién es el propietario de este territorio, la ley establece que los terrenos sin escrituras son del Estado, y por ese motivo hemos inhabilitado la pista”, expresó el funcionario.
Añadió que el terreno era usado para el tráfico de droga, delincuencia organizada, tráfico de combustible, asociación ilícita, lavado de dinero y enriquecimiento no justificado.
> Destrucción. Este accidente ocurrió la madrugada del 31 de marzo de este año, cuando una avioneta tipo jet pretendía despegar con una carga de droga y durante una maniobra sufrió un desperfecto mecánico en el tren de aterrizaje, y aquello hizo que se estrellara a un costado de la pista.  
La avioneta fue desarmada en una semana, y a través de la investigación se confirmó que era estadounidense, pero operaba en Ecuador de forma clandestina con matrícula falsa como si fuera de origen mexicano.
La aeronave fue hallada en un punto de Cantagallo que está ubicado en una zona limítrofe con el sitio Manantiales de Montecristi. En toda esta zona se han registrado en los últimos quince meses tres accidentes aéreos, donde han incautado avionetas quemadas, cargas de droga, pilotos carbonizados y técnicos en aviación heridos.
El último hallazgo de droga ocurrió hace un mes, cuando los policías incautaron tres toneladas de cocaína encaletadas en una finca donde cultivaban maíz.
Esta pista fue inhabilitada ayer en la mañana para evitar que vuelva a ser utilizada para el envío de droga.
Existen presunciones de que habría sido construida en un tiempo de dos meses por los cárteles mexicanos que operan en Manabí.
El general de Policía Geovanni Ponce llegó desde  Quito a supervisar la destrucción de la pista.
Él aterrizó en un helicóptero, recorrió el territorio y luego dio la orden para que dos maquinarias empezaran a hacer huecos en medio del terreno aplanado.
Ponce sostuvo que la pista era extensa y había sido habilitada exclusivamente para el despegue de avionetas cargadas con droga. “Todo este territorio será deshabilitado con huecos, zanjas y orámenes hechos a lo largo de la pista de forma transversal. Nunca más volverá a volar una avioneta en este punto”, expresó.
Indicó que Manabí se ha vuelto la provincia más atractiva de Ecuador para los narcotraficantes por estar en la Costa. “Por las condiciones climáticas y por los terrenos planos, los narcos deciden abrir estas pistas en Manabí”, agregó.
El coronel Eduardo Gamboa, jefe de la Unidad de Investigaciones Antinarcóticos (UIAN), informó que la pista medía más 1.5 kilómetros de largo y 40 metros de ancho.
Estaba ubicada en un punto estratégico y accesible para las aeronaves que tienen mayor capacidad de vuelo y almacenamiento.
La avioneta hallada hace seis meses podía llevar hasta dos toneladas de droga. Gamboa manifestó que los huecos en la pista fueron hechos a 70 metros de distancia, y para evitar que sean enterrados sacaron la tierra.