“Nos vacunamos porque habían sobrado vacunas; si no nos ponían, las iban a desechar”



Los estudiantes de medicina María del Alma Cruz y Salomón Doumet, revelaron para el medio digital Tate Quieto, la razón por la cual accedieron a la vacuna contra la covid-19 antes que muchas personas de la tercera edad y personal médico para quienes estaba dirigida la fase cero del Plan de Vacunación.

Cruz aseguró que todo se debió a una oportunidad que se les presentó el día que junto a su novio, Salomón, se encontraban acompañando al papá de este quien se realizaba terapias en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo (HTMC).

“Se nos acercaron dos personas a preguntarnos si nos había dado covid-19, nosotros respondimos que no. Nos dijeron que les habían sobrado vacunas y que si queríamos subiéramos a vacunarnos al cuarto piso del hospital”, señaló Cruz.

Ella aseguró que aclararon que no laboraban en dicho hospital.

“Nos dijeron que no importaba, que esas vacunas las iban a desechar si no se las ponían las personas”, añadió.

Doumet mencionó que no podría determinar el número exacto de personas que ese día accedieron a la vacuna, pero que fueron “algunas” que no necesariamente era personal médico de esa casa de salud.

Esto ocurrió en febrero.

En marzo, los universitarios acudieron nuevamente al hospital, al cuarto piso done se realizó la vacunación, y se percataron que habían dos filas de personas.

“Preguntamos para qué era cada fila. Una era para la primera dosis y la segunda fila, que habían menos personas, era para la segunda dosis. Nosotros nos dimos cuenta que en la primera fila habían personas de nuestra universidad que pudieron habernos reconocido y pensaron que nos estábamos adelantando a la fila”, señaló Doumet.

“Lo que pasó fue un mal entendido. Ellos no sabían que nosotros íbamos por nuestras segunda dosis, pensaron que nos habíamos colado en la fila”, dijo Cruz.

Fue entonces que les tomaron fotos que posteriormente circularon en redes sociales.

La pareja aclaró que no recibieron la vacuna por influencia de algún familiar o por ser “tiktokers”.

Y calificaron su acto como un error mas no como un delito.

Sobre este caso, la Fiscalía informó el pasado 11 de marzo sobre la apertura de una indagación previa por el delito de ejercicio ilegal de la profesión. 

Sin embargo, no se conoce hasta el momento el avance de esta investigación.