Manta: Aglomeración en los buses es en horas de la mañana



Hasta con cinco días de suspensión en sus labores se ha sancionado a choferes de buses urbanos que circulan con exceso de pasajeros en Manta.
Debido a la emergencia sanitaria que se vive por el COVID-19, las unidades tienen permitido circular apenas con el 50 % de su aforo, situación que en ocasiones, especialmente en las mañanas, no se cumple.
Alejandro es un usuario diario de este servicio, y hace tres semanas, cuando se dirigía a su lugar de trabajo, tomó fotografías de un bus que llevaba incluso pasajeros de pie.
Sus fotografías se hicieron virales en redes sociales, y tras aquello Evelyn López, otra ciudadana y usuaria de este servicio, afirmó que hay buses que en las mañanas circulan con su capacidad máxima y que no se respeta el distanciamiento social.
“El problema es que la mayoría de las personas acude a sus trabajos y, si dejan pasar un bus, ya llegan tarde”, dijo.

Sanciones. Nel Párraga, presidente de la Federación de Transportistas Urbanos de Manta (Fetum), reconoce que se han dado casos de unidades que sobrepasan el aforo permitido, pero, como medida de corrección, los conductores han sido suspendidos entre cuatro y cinco días en sus funciones.
“No solo es un problema de los transportistas, sino también de los usuarios. Hay momentos en que, por ejemplo, la unidad se detiene a dejar un pasajero, pero se suben tres. Pese a eso, los conductores insisten a las personas que no dejen de portar las mascarillas. Los buses están equipados con gel y alcohol”, dijo Párraga.
El dirigente aseveró que ha sido en las mañanas que se han registrado casos de exceso del aforo permitido, ya que en la tarde los buses viajan con un máximo de diez pasajeros, lo que les está generando pérdidas.
“Es duro decirlo, pero llegará un punto en que ya no podremos salir a trabajar. El dinero obtenido está por los 120 dólares, pero el gasto operativo de cada unidad es de hasta 70. Con lo que sobra hay que pagar las letras de los buses, mantenimiento y gastos personales”, dijo.

Problemas. Jacinto Chávez es conductor de un bus de servicio urbano, y cuenta que en más de una ocasión ha tenido problemas con usuarios, quienes se sacan la mascarilla o intentan subirse a su unidad sin este implemento.
“Recibimos insultos cuando les decimos que ya no podemos cargar a más pasajeros. Hay quienes no entienden”, cuestionó.