Bélgica solo administrará la vacuna de AstraZeneca a mayores de 55 años



Las autoridades sanitarias de Bélgica ha decidido este miércoles que la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 sólo será administrada a personas de más de 55 años tras conocerse la que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha detectado un “posible vínculo” entre el suero y lo casos de coágulos sanguíneos.

“Sobre la base de recientes opiniones científicas, los responsables belgas de Sanidad han decidido reemplazar (la vacuna) de AstraZeneca por otras vacunas para las personas de entre 18 y 55 años, se seguirá administrando a aquellas de 56 años y más”, ha explicado el Ministerio de Salud Pública citado por la agencia de noticias Belga.

Esta decisión ha sido adoptada en una reunión entre el ministro de Salud Pública y los responsables regionales del ramo como medida de precaución y tendrá una duración inicial de cuatro semanas, según informan medios locales.

Horas antes, el comité de seguridad de la EMA ha concluido que existe una “posible relación” entre la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 y los coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas.

En consecuencia, el organismo sanitario de la UE ha establecido que estos acontecimientos adversos deben figurar en la lista de efectos secundarios “muy raros” de la vacuna. No obstante, ha recalcado que los beneficios de la vacuna siguen superando los posibles riesgos.

De esta forma, la EMA ha dejado a los países la responsabilidad de restringir o no su uso en determinados grupos de edad, como antes que Bélgica habían hecho Alemania, Países Bajos o Estonia, que han limitado su administración a mayores de 60 años. Reino Unido, ha anunciado, por su parte, que se intentará evitar administrar esta vacuna a los menores de 30 años.

“Cualquier decisión nacional sobre el uso óptimo en las campañas de vacunación también tendrá en cuenta la situación de la pandemia en cualquier país individual, y otros factores como la hospitalización y la disponibilidad de vacunas”, ha apuntado la directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, en la rueda de prensa en la que ha explicado las conclusiones de la institución.

Cooke ha anunciado que, no obstante, el comité de seguridad de la EMA (PRAC, por sus siglas en inglés) ha solicitado “nuevos estudios y modificaciones de los que están en curso para proporcionar más información y tomará cualquier otra medida necesaria”. De la misma forma, se va a exigir a AstraZeneca que analice a fondo estas trombosis a través de ensayos clínicos.