Un joven por el momento sin identificar ha lanzado este lunes un huevo al presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante una visita a la Feria Internacional de Hostelería y Restauración en la ciudad de Lyon.

El huevo ha rebotado en el hombro de Macron sin romperse y el individuo ha sido rápidamente reducido por el servicio de seguridad del mandatario.

“Si tiene algo que decirme, que venga”, ha dicho Macron tras el impacto del huevo, según ha recogido ‘Le Figaro’. “Iré a verlo después, iré a buscarlo”, ha añadido. Sin embargo, el encuentro finalmente no ha tenido lugar, según fuentes del aparato de seguridad que han señalado que se trataría de un activista de extrema izquierda sin antecedentes.

“Condeno el gesto contra la persona del presidente”, ha publicado en Twitter el líder de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon. “Una vez más, repito, ninguna violencia física es aceptable en una democracia. Los problemas con Macron se resuelven con papeletas”, ha remachado.

No es la primera vez que lanzan huevos a Macron. En 2017, un huevo se rompió al impactar sobre su cabeza en una visita al Salón Agrícola. Tampoco es el primer ataque al presidente, que en junio fue abofeteado en una visita al pueblo de Tain. El agresor, Damien Tarel, fue condenado a cuatro meses de prisión.

Macron no es el primer jefe de Estado francés que es atacado. A su predecesor, François Hollande, le lanzaron harina durante la presentación de un informe sobre viviendas precarias cuando aún era candidato presidencial.