Un joven de 21 años se entregó este sábado a la Policía brasileña tras seis días de búsquedas y confesó que mató a su esposa embarazada, su hijastra de casi 3 años y a un anciano, en la localidad de Corumbá de Goiás, en el centro del país.

El hombre, identificado como Wanderson Mota, cometió el triple asesinato el pasado 28 de noviembre y desde entonces se encontraba en busca y captura por parte de las autoridades, que montaron un grupo especial de trabajo para dar con su paradero.

Según la investigación de la Policía Civil de Goiás, el autor confeso que primero mató a puñaladas a su esposa, que tenía la misma edad que él y estaba embarazada, y a su hijastra.

Después robó un revólver de la casa de su patrón y huyó hacia la propiedad de un hacendado de la zona de 73 años, al que le quitó la vida de un disparo, y además intentó violar e hirió en el hombro a la esposa de éste, de acuerdo con la Policía.

A su última víctima le robó un vehículo con la intención de huir de la ciudad. Después de seis días de operativo policial, Mota se entregó este sábado en una comisaría de Gameleira de Goiás, a unos cien kilómetros del lugar de los hechos.

En su declaración confesó los crímenes con “frialdad”, según señaló en una rueda de prensa el secretario de Seguridad Pública de Goiás, Rodney Miranda.

En 2019, Mota fue detenido por intentar matar a su exesposa a puñaladas en Goianápolis, también en el estado de Goiás (centro). Por aquel entonces tenía 18 años y estuvo en prisión hasta marzo de este año.

El secretario Miranda espera que los antecedentes del acusado sirvan como agravante para que reciba la pena máxima de cárcel en el juicio al que se afrentará por los crímenes cometidos. EFE