Hay una serpiente en Brasil, Bolivia, Paraguay y norte de Argentina, la yararacusú, que vive regiones selváticas, cuyo veneno tiene una sustancia presente que es capaz de impedir la reproducción del virus que transmite el COVID-19 en el organismo.

Según una investigación publicada en Molecules, Eduardo Maffud, profesor del Instituto de Química de la UNESP y coordinador del estudio, cree que sería momento de pensar en desarrollar medicinas para tratar la Covid-19, ya que se ha visto cómo el veneno de la yararacusú impide la reproducción de la enfermedad.

“Identificamos una sustancia que no es tóxica para las células y que inhibe la reproducción del virus”; ya en otras investigaciones habían probado que tenía propiedades antibacterianas su veneno.

El reto

El equipo de investigadores pretende identificar la dosis correcta de la molécula para el desarrollo de una sustancia que actúe sobre el desarrollo de la COVID-19, para iniciar pruebas tanto en laboratorio como con animales para determinar la eficacia.

Todos los procedimientos relacionados con el virus SARS-CoV-2 se realizaron en el laboratorio de bioseguridad nivel 3 del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo. Se aisló de una muestra nasofaríngea de un paciente con COVID-19 confirmado en la ciudad. El ensayo de inhibición del SRAS-CoV-2 PL pro se realizó utilizando el péptido FRET Abz-TLKGG ↓ APIKEDDPS-EDDnp. Todos los ensayos se realizaron por triplicado.