Al menos siete personas fallecieron la madrugada de este viernes 20 de mayo del 2022, entre ellas cuatro menores, en un incendio originado en un campamento ilegal en la región de Tarapacá, al norte de Chile.

El cuerpo de Bomberos de Alto Hospicio explicó que el fuego comenzó cerca de las 04h00 y afectó a al menos cuatro viviendas en la toma ilegal Jesús de Nazaret, a 1.800 kilómetros al norte de la capital.

“Hasta el momento tenemos siete personas fallecidas, pero estamos realizando el trabajo de remoción y, como en esta casa vivían más personas, podría aumentar la cifra”, sostuvo a medios locales el comandante Raúl Tapia, quien aseguró que varios heridos fueron trasladados a un hospital cercano.

Según diarios locales, los fallecidos forman parte de una misma familia y son de nacionalidad ecuatoriana, aunque esa información aún no fue confirmada por las autoridades.

“Devastador despertar para la región, con el fallecimiento de 4 menores y 3 adultos, al interior de una vivienda, en una toma en Alto Hospicio”, dijo en Twitter el gobernador de Tarapacá, José Miguel Carvajal.

“Podrán existir muchas palabras para hablar de la necesidad de viviendas, pero ninguna palabra para este gran dolor de esos angelitos”, agregó.

Chile arrastra desde hace años un déficit habitacional, que se ha agravado tras la ola de protestas del 2019, al pandemia y la llegada masiva de migrantes a través de pasos fronterizos en la frontera norte, principalmente venezolanos.

El número de familias que viven en campamentos irregulares aumentó en 2020 un 74 %, lo que supone un máximo histórico desde 1996, de acuerdo a un reciente estudio de la organización Techo.

La mayor concentración de campamentos en Chile se encuentra en la región de Valparaíso (29,2 %), en su mayoría construidos con materiales rudimentarios y contrachapado en las laderas vacías de cerros y quebradas, de acuerdo al mismo informe. EFE