El Parlamento de Portugal aprobó nuevas leyes laborales para brindar a los trabajadores un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida personal y para atraer “nómadas digitales” al país.

Los empleadores podrían enfrentar sanciones por comunicarse con los empleados fuera del horario laboral, de acuerdo con las nuevas leyes.

La ley, aprobada el viernes, se produce tras la expansión del trabajo remoto que dejó la pandemia del coronavirus, según el Partido Socialista de Portugal.

Bajo las nuevas leyes, los empleadores podrían ser penalizados por contactar a los empleados después del trabajo y se verán obligados a pagar el internet y la luz.

También se prohibirá a los empleadores vigilar a sus empleados cuando estén trabajando desde casa y los trabajadores deberán reunirse con su jefe cada dos meses para poner fin al aislamiento.

Nota tomada de Vice