Miles de personas corrieron despavoridas con el fin de ponerse a buen recaudo, luego de que un rascacielos de 291 metros de altura, en la ciudad china de Shenzhen, empezara a balancearse inexplicablemente.

Ocurrió este martes mientras unas 15.000 personas estaban adentro. Todas fueron evacuadas en 90 minutos, dijeron las autoridades locales.

El SEG Plaza en Shenzhen alberga varias empresas de tecnología locales y un centro comercial de electrónica de varios pisos.

El incidente quedó registrado en un sinnúmero de vídeos que fueron compartidos en redes sociales.

En ellos se observa a las personas correr desesperadamente ante el miedo que la infraestructura se derrumbara.

De acuerdo a las autoridades, en ese momento había buen tiempo y no hubo reportes de un sismo en la región. Aún así, las autoridades locales no saben qué causó el estrépito del edificio.

No se reportaron muertos ni heridos, informó la cadena CNN.