Imágenes, gestos, palabras, fechas importantes, días inolvidables, hechos… de todo eso y mucho más se componen los recuerdos de aquellos que ya no están entre nosotros, impresiones que se nos fijan para siempre.

Pero la tecnología también ayuda a la memoria en este aspecto. Al fotógrafo salvadoreño Frederick Meza se le ocurrió la idea de que los visitantes del Cementerio General de San Salvador pudieran conocer más de la vida de su abuela  Simona Teresa Chacón, la “Mama Tere” solamente escaneando un código QR en su tumba.

Fotos y una pequeña reseña biográfica de doña Simona Teresa será lo que vean quienes acerquen su smartphone al código QR en su sepultura.

“Ella fue mi abuela, mi segunda madre, la mujer que me ayudó a crecer y creer sueños, a los 98 años nos dejó, pero sus recuerdos de una mujer incansable (…) quedan en nuestros corazones”, relata Meza en su sitio Memorial QR.

Tras este homenaje a su querida “Mama Tere”, Meza ve en esta iniciativa un potencial de emprendimiento. Por entre 50 y 150 dólares, el fotógrafo ofrece un espacio virtual para mostrar fotografías, videos y la historia los familiares fallecidos.