El rápido y repentino confinamiento de la ciudad de Zhengzhou en China, para contener los múltiples brotes de las variantes delta y ómicron del Covid-19, tomó por sorpresa a muchos ciudadanos. Una mujer contó que quedó atrapada en casa del hombre con el que sostenía una cita a ciegas durante cuatro días debido a las restricciones.

“Me estoy haciendo bastante mayor, así que mis padres organizaron más de 10 citas a ciegas para mí”, dijo la mujer identificada como la señora Wang en la red social china WeChat.

El hombre con el que se vería para la quinta cita programada, comentó la mujer, quería demostrar sus habilidades culinarias, así que la invitó a su casa para prepararle la cena. La situación, según explicó la mujer de apellido Wang a través de la red social WeChat, no fue la más “ideal”, pues justo después de cenar, la mujer se enteró de que la zona en la que vivía su pretendiente fue confinada por un brote de coronavirus.

“No pude salir”, dijo.

El hombre, sin embargo, se encargó de cocinarle los cuatro días que duró atrapada en su casa, aunque no hablaba mucho, según Wang. La mujer narró su experiencia a través de breves clips de videos publicados en WeChat sin revelar la identidad de su cita.

La historia de Wang, que ha acumulado más de seis millones de vistas en la red social Weibo, no es la única de este tipo. Otro ciudadano manifestó en diciembre de 2021 que una cuarentena lo agarró en plena mudanza en la ciudad norteña de Xi’an. Las autoridades no lo dejaron terminar de descargar sus pertenencias del camión de mudanza por el confinamiento, por lo que tuvo que pedirle ayuda a sus vecinos.

China tiene una política estricta sobre el Covid-19 que impone cierres rutinariamente en las comunidades cuando se detectan brotes del virus, así estos sean pequeños. La semana pasada, el Gobierno confinó a los residentes de la ciudad de Anyang, en la provincia central de Henan. La medida coincidió con el segundo aniversario de la primera muerte registrada por la pandemia.