Oli London, de 31 años, de Londres, llegó a los titulares por primera vez en octubre de 2018 después de que se conociera la noticia de que se había gastado más de 100 mil dólares en cirugías para parecerse a la estrella del K-pop, Jimin, de la famosa banda coreana de chicos BTS.

Ahora, tras una década modificándose sus rasgos faciales y haber invertido un total de 175 mil dólares en el proceso, el joven afirma sentirse identificado como coreano y no como británico.

La primera intervención estética de Oli fue en 2013 tras viajar a Corea del Sur para trabajar como profesor de inglés, donde decidió hacerse su primera rinoplastia.

Desde entonces este adicto a la cirugía se ha sometido a cinco rinoplastias, a una reducción de zigoma (reducción de pómulos), a un contorno óseo de la mandíbula, a un contorno óseo de la barbilla, a una ginecomastia (reducción de pechos masculinos) y a una liposucción.

Recientemente, en una publicación en redes sociales, Oli reveló que se identificaba como coreano no binario: “Se siente tan bien salir finalmente del armario como una persona coreana no binaria después de haber estado tanto tiempo atrapada en el cuerpo y la cultura equivocados toda mi vida”.

El hombre es consciente de la controversia que sus constantes operaciones y sus afirmaciones suponen, pero se defiende argumentando que “mientras no afecte a la gente y no lastime a nadie” está haciendo algo que le “hace feliz” porque ama Corea y el K-pop.