En la MET Gala 2021, Kim Kardashian demostró que, para que todos volteen a verte, no es necesario un montón de diamantes, un glamuroso vestido de Alta Costura o una seductora pieza con transparencias. Todo lo contrario: en total negro, cubierta de pies a cabeza, sin que le pudiéramos ver el rostro, la empresaria estadounidense hizo lo imposible: llegar a los Oscar de la moda con el diseño más ‘gris’ y, aun así, tener a todos hablando de ella.

Y es que mientras su media hermana, Kendall Jenner, acudió con un vestido de lo más deslumbrante u otras celebridades asistieron a la MET Gala 2021 con atuendos vibrantes que celebraron la esencia más divertida de la moda americana, Kim Kardashian llegó a las escaleras del MET con un diseño de dos piezas: leggings fusionados con botas altas por debajo de un vestido que desfiló una larga y dramática cauda. ¿Su rostro? Sí, completamente cubierto y, de cualquier modo, las personas no pueden dejar de hablar de ella, ni puede pasar inadvertida.

Se trata de una pieza firmada por Balenciaga y así, la creadora de SKIMS continúa con su narrativa lúgubre y posapocalíptica que ha venido luciendo desde hace varias semanas, siempre sellada por los diseños de Demna Gvasalia. Apenas este fin de semana, la socialité Kim Kardashian llegó a Nueva York cubierta en cuero de pies a cabeza.

Una cosa la tenemos clara: confirmamos, definitivamente, que la estrella de reality show ha acudido a la MET Gala para no dejar a ninguno de los asistentes indiferente. Y es que tal y como ha afirmado Anna Wintour, la razón de celebrar eventos de este calibre es que las estrellas más relevantes de la industria de la moda dejen volar su imaginación y den rienda suelta a su creatividad artística. Y lo cierto es que: ¡Prueba superada!

Nota tomada de VOGUE