De las canteras de Vélez Sarsfiel, el delantero Federico Haberkorn suma su tercer año en el balombié ecuatoriano.
El argentino lleva anotado tres tantos en seis fechas jugadas en el campeonato de Serie B, defendiendo los colores del Atlético Santo Domingo.

En entrenamientos incluso ha tenido el lujo de anotar goles de chilena, voleas y de larga distancia, pero en los últimos tres encuentros oficiales no ha podido concretar.
“Yo creo que no es lo mismo los entrenamientos que los partidos, pero tampoco vengo tan mal, así que la verdad yo sí vengo contento por eso, lo que falta es aportar para que el equipo sume de a tres, nada más”, afirmó.

Con una carrera deportiva en Vélez donde pasó parte de su niñez y juventud, llegó al plantel principal en 2014, para luego ser dado a préstamo a Gimnasia y Esgrima.
Tuvo el paso de una temporada por Cafetaleros de Tapachula en la segunda división de México, en 2016 fue cedido al fútbol de Macedonia, al KF Shkëndija de la primera división y en 2017 jugó en la tercera división de España en Eldense.
“Hasta que en el 2019 me tocó la posibilidad de venir a Gualaceo y fue el que me abrió las puertas en Ecuador. La verdad que he estado en bastantes países y soy una persona que no me cuesta mucho adaptarme”, comenta el delantero que se ha llevado una buena impresión de los ecuatorianos.
“La gente la verdad que muy bien, muy respetuosa, contento también por el cariño que nos dan. El clima es un poco pesado también para el que no está acostumbrado, por la lluvia y la humedad que hay, pero bueno, a eso uno se acostumbra”, finalizó.