El venezolano Johan Hernández (44) quería trabajar como chofer, pero la muerte no se lo permitió.

María Ángela Murillo, quien fue su esposa, indicó que ese era el sueño de Johan desde que llegó a Ecuador hace tres años.
Él trabajaba como chofer en Venezuela, pero quería hacer lo mismo en Ecuador y para eso hacía distintos trabajos, con tal de generar dinero y ahorrar para cumplir su sueño de tener un carro y ser su propio jefe.
Ángela cree que por las ganas y fuerza que su pareja le ponía a todo lo que hacía fue que pudo traerla desde Venezuela en un año.
Ella llegó con uno de sus hijos y se reunieron en Santa Rosa, provincia de El Oro. Después viajaron a Manta, donde Johan trabajaba como albañil. Eso estaba haciendo momentos antes de su muerte. Se hallaba en la zona rural de Manta, en la comunidad Santa Rosa, trabajando en la construcción de una iglesia.
Cuando terminó su jornada tomó su moto, la que había comprado a crédito, para volver a casa. Pero en el trayecto, a 100 metros de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de la parroquia San Lorenzo, se estrelló contra un auto a las 17h00.
Ángela indicó que de la tragedia se enteraron primero en Venezuela. Uno de los paramédicos logró desbloquear el teléfono con la huella de Johan y llamó a un número que tenía registrado como “hermano”.
Luego el hermano de Johan, que estaba en Venezuela, llamó a Ángela para avisarle de lo ocurrido. Cuando ella llegó al hospital, Johan aún estaba vivo, pero no resistió y a eso de las 19h00 del sábado 27 de febrero murió y con él su sueño de volver a trabajar como chofer.
La mujer indicó que desde la muerte de su esposo ha pasado un mes y 24 días, pero no se sabe nada del carro implicado en el accidente. Lo único que se conoce es que fue un auto.

SIN REGISTRO. Ella trató de buscar información pero no pudo. Pensó que las cámaras de la UPC ubicada cerca del lugar del accidente habían captado algo, pero le dijeron que estaban descompuestas.
Y como tampoco tiene la placa del carro implicado en el percance, la denuncia quedó estancada.
Ángela indicó que Johan Hernández falleció por una hemorragia interna ya que tenía múltiples fracturas en una de las piernas.
El cuerpo de Johan fue cremado. Un hermano llegó para recoger las cenizas y se las llevó a Venezuela, donde lo sepultaron.
Johan Hernández era el segundo de tres hermanos.
El accidente de Johan ocurrió cinco días después de que un camión cargado con diésel se volcara e incendiara casi en el mismo lugar. En ese accidente, el conductor del camión murió calcinado.