Cristian Ampuero agonizó diez horas luego de haber sido acribillado por dos sicarios en el centro de la parroquia La Unión, cantón Quinindé.

La víctima apenas llevaba dos días laborando en el taxi y la noche del martes cuando iba a abordar el vehículo dos motorizados lo atacaron a balazos.

Los criminales huyeron, mientras que Ampuero fue llevado a dos casas de salud, donde fue operado, pero una de las balas comprometió órganos vitales y falleció esta mañana en el hospital del IESS de Santo Domingo.

Un hermano del fallecido contó de qué habían conversado la última vez que lo vio y qué hacía a la hora del asesinato.

Familiares se encuentran en los exteriores del Centro Forense de Santo Domingo a la espera de su cuerpo.