Los pescadores manabitas siguen siendo tentados por el narcotráfico. Ahora los reclutan para llevar droga en submarinos. El último pescador detenido fue un habitante de Jaramijó que capturaron en un semisumergible incautado por la Armada del Ecuador frente a las costas de Esmeraldas.

El tripulante cayó a finales de octubre con tres compatriotas ecuatorianos oriundos de Esmeraldas. En la nave también viajaba un tripulante de nacionalidad colombiana.

Un informe de Inteligencia Naval de la Capitanía del Puerto de Manta revela que los pescadores son reclutados tras el ofrecimiento de 20 mil y hasta 30 mil dólares por cada viaje. Antes de la travesía reciben un anticipo de 5 mil.
Los narcos han puesto sus ojos en los pescadores artesanales porque conocen las rutas marítimas desde Ecuador hacia México a través de las cartas de navegación.

En este año han sido detenidos nueve ecuatorianos en submarinos: seis manabitas y cuatro esmeraldeños. Los tres primeros tripulantes manabitas fueron capturados en abril cuando navegaban en un semisumergible frente a las costas de México. Ellos eran de Jaramijó, y los detuvieron transportando una tonelada de cocaína.

Los carteles de la droga empezaron a hacer uso de los submarinos en el año 2005, y generalmente se abastecen de combustible y víveres durante el trayecto, con la ayuda de barcos.

Estas naves suelen usarse como una forma de evadir los controles. Los submarinos son construidos en las selvas de Colombia, Ecuador o Guyana por un precio que ronda el millón de dólares, según la Policía.

El primer pescador mantense detenido en este tipo de nave fue Pedro Delgado, un hombre de 44 años de edad que fue capturado en el 2019 en España. La noticia dio la vuelta al mundo porque era el primer submarino decomisado en Europa. La nave también era tripulada por el esmeraldeño Luis Benítez, de 39.  

En ese mismo año también detuvieron a Luis Enrique Vélez Chávez navegando en un submarino en Perú.

En el último submarino (foto) hallaron tres motores fuera de borda, alimentos, pomas con combustible, una bomba eléctrica instalada a varias tuberías. Los presos en esa operación fueron Víctor Manuel G. B., David Adrián C. M., Wilson C. M. y Román R. A. A ellos también les incautaron pesos, bolívares y dólares.

Tres pescadores fueron detenidos en un submarino frente a Esmeraldas hace dos meses. Uno de ellos era de Jaramijó.