Unos desconocidos se aprovecharon de que una mujer que había dado recientemente a luz estaba bajo los efectos de los sedantes para hacerle firmar un documento en el que según entregaba la niña a otra familia.

Según la Policía, el hecho sucedió hace unos dos meses, en una casa de salud en Machala, provincia de El Oro.

“Una vez que la señora se recupera, realiza la denuncia formal ante las autoridades y se inician las investigaciones del caso”, explicó el general Freddy Sarzosa, jefe de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Secuestro y Extorsión (Dinased).

El jefe policial indicó que se localizó a la bebé, que tiene dos meses de nacida, en una vivienda en el sector Coaque de Pedernales, en Manabí.

En ese lugar, la Policía detuvo a Clara V. V., quien estaba a cargo del cuidado de la infante.

Sarzosa detalló que mediante las investigaciones se pudo conocer que la madre afectada estaba siendo víctima de una extorsión, pues le solicitaban 10 mil dólares por devolverle a su hija.

“Aducían que la menor de edad estaba en el extranjero y que si pagaba el dinero la iban a mandar a buscar para entregársela”, contó Sarzosa.

El operativo se extendió hasta Machala, en donde fue detenido Antonio P. P. para las investigaciones.

La menor fue llevada hasta una casa de salud para ser valorada por los médicos y también coordinaron con las autoridades judiciales para que la devolvieran a su madre.