Dos carteles mexicanos utilizan bandas criminales para hacerse con el poder de la distribución de cocaína.

Los carteles mexicanos de la droga pusieron sus ojos en Ecuador, y Manta es un lugar estratégico  para transportar cocaína por el mar.
El país ya no solo es un lugar de tránsito de cocaína, sino que ahora dos carteles mexicanos  batallan por su distribución. Aquella disputa origina asesinatos considerados por la Policía de “extrema violencia”, donde las víctimas son acribilladas sin piedad en Manta al ser ejecutadas frente a sus hijos, esposas, vecinos, madres y hermanos.

El coronel Mauricio González, jefe de la Policía de Manta, reveló que en la ciudad operan bandas delictivas que trabajan para organizaciones internacionales, pero no reveló sus nombres.

“Son células poderosas dedicadas al narcotráfico”, advirtió.
Él manifestó que el 99 por ciento de las muertes violentas registradas en la ciudad están relacionadas con el almacenamiento de drogas. Sostuvo que la pugna por mantener las rutas de envío de cocaína hace que los integrantes de las redes narcodelictivas sean víctimas del sicariato a través de una guerra declarada entre ellos.

La mayoría de los asesinados son hombres con antecedentes penales que ejercen las actividades vinculadas a la pesca.
El fiscal Paco Delgado investiga los atentados y reveló que muchos de los crímenes ejecutados en la ciudad son perpetrados por sicarios que reciben órdenes de líderes de organizaciones que traspasan las fronteras de Ecuador.  “Ya no estamos hablando de delincuencia común u homicidios que surgen a raíz de alguna riña callejera, sino de muertes planificadas a través de vigilancias y seguimientos”, dijo el oficial.

El coronel Marcos Vásconez, jefe de la Unidad de Antinarcóticos de Manabí, informó que Manta se ha convertido en un lugar estratégico por su ubicación geográfica frente al mar y  por eso las redes internacionales operan en la ciudad. “Estas estructuras aprovechan el perfil costero, que es amplio, para el envío de droga”,  expresó.

El oficial dijo que están realizando varias investigaciones para  dar con las organizaciones a través de coordinaciones internacionales. “Incluso se han ejecutado operativos donde la incautación de droga ha sido en grandes cantidades”, manifestó.

Droga incautada en Manta.

Uno de aquellos operativos fue en el sitio Ligüiqui de Manta, donde hallaron tres toneladas de cocaína oculta bajo la tierra dentro de una finca. En la operación arrestaron a seis personas: cuatro ecuatorianos y dos colombianos.

Vásconez dijo que a nivel nacional han organizado 3.727 operativos donde detuvieron a 4.285 personas con 42 toneladas.
En comparación al año anterior, desde enero hasta abril, habían incautado 25 toneladas de droga.
En este 2021 han detenido en Manta a 198 personas en 120 operativos, donde el decomiso de droga supera las tres toneladas.

Desde que Joaquín “El Chapo” Guzmán fue detenido en enero de 2016 en México, el cartel de Sinaloa, que él comandaba, se ha debilitado en México y en otros países de América Latina, incluido Ecuador. 

Pero la lucha por el expendio de drogas se ha acentuado porque su rival, el cartel Jalisco Nueva Generación, ha tomado un rol más protagónico y pretende ser la red más dominante del narcotráfico en el mundo.
Informes confidenciales de la Policía de Ecuador señalan que ambas organizaciones usan bandas delictivas para que libren batallas en su nombre.
Supuestamente, los integrantes de la banda denominada “Los Choneros” están al servicio de Sinaloa y los miembros de “Los Lagartos” para el cartel Nueva Generación.
El máximo líder de “Los Choneros” era  Jorge Luis Zambrano, alias “Rasquiña”, quien fue asesinado el 28 de diciembre del 2020 en Manta.  Su crimen se produjo seis meses después de que su abogado defensor, Harrison Salcedo, lograra su libertad, en una decisión judicial polémica por la rebaja de la condena.
La libertad de Zambrano llevó a su abogado al banquillo de los acusados, por presunto tráfico de influencias y asociación ilícita, pero la investigación se archivó tras ser asesinado, el abogado, la semana pasada en Quito.
Él fue ejecutado al estilo sicariato.

El coronel Mario Pazmiño, exdirector de Inteligencia del Ejército, informó en una entrevista que ofreció en el diario El Universo, que el país vive un incremento de la presencia y activación del crimen organizado.  “Estamos viendo la injerencia directa de dos grandes carteles mexicanos, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, para ejecutar el control de  los centros de acopio y distribución de la droga”, dice Pazmiño.

El Presidente Lenín Moreno informó hace cinco días desde Miami, durante el foro sobre Defensa de la Democracia, que al llegar a la presidencia supo  que se había creado una banda territorial en Ecuador, donde había permisividad (permitir) al tráfico de droga.

“Por eso, en mi gobierno no permití que se alcahuete el envío de la droga”, expresó.
Dejó a entrever que de una manera muy extraña encontró un país con radares dañados.  “Al Ejército se le había dejado de dotar armas modernas. Incluso habían dejado establecer campamentos de la guerrilla en nuestro país”, dijo sin señalar implicados.

El Presidente indicó que de manera extraña también dejó de operar la Base Militar Estadounidense en Manta, desde donde operaban contra el narcotráfico.
Moreno añadió que durante su gobierno se incautó el mayor tonelaje de droga y aquello desencadenó explosiones, secuestros y matanzas. Él no dio cifras de los decomisos.

En  el 2020, Ecuador registró una incautación de 128,2 toneladas de drogas, es decir, 56 por ciento más que en 2019.  Además, 197 organizaciones de narcotráfico fueron desarticuladas en 2020; 18 por ciento más que el año anterior.
El año pasado  incautaron en Manta cerca de 30 bandas delictivas.