Embajador de EE.UU. afirma que en Ecuador hay “narcogenerales”



El embajador estadounidense en Ecuador, Michael Fitzpatrick, reveló que su país ha retirado visas a “narcogenerales” ecuatorianos, y expresó la preocupación de Washington por la penetración del narcotráfico en las fuerzas de seguridad.

Así se desprende de una entrevista que ofreció el representante diplomático al digital “Primicias” en la que rehusó mencionar nombres de esos generales, si bien aseguró: “Nadie puede esconderse detrás de una túnica judicial para cometer crímenes. Pero ya estamos investigando todos estos casos”.

“Estamos muy preocupados por la penetración del narcotráfico en Ecuador y en las fuerzas del orden”, manifestó Fitzpatrick.

Mencionó que el presidente de EE.UU., Joe Biden, acaba de anunciar una nueva estrategia nacional anticorrupción que tiene mucho que ver con el trabajo multilateral “para contraatacar este tipo de problemas”.

Y dijo que Washington continuará su labor multilateral tanto a nivel político, mediante capacitaciones e intercambio de información, como a través de mecanismos judiciales, para seguir de cerca los casos de corrupción y sus vinculaciones con el tráfico de estupefacientes en Ecuador.

El embajador cifró en cientos los casos en los que su país ha retirado visados a ecuatorianos implicados en las mencionadas actividades delictivas y a sus familiares.

“Es una decisión soberana nuestra quién puede entrar o no a nuestro país. Y tenemos nuevas herramientas en Estados Unidos para impedir la entrada no solo de determinadas personas sino de todos sus familiares, que están aprovechando y utilizando los bienes robados”, añadió.

La implicación de miembros de las Fuerzas Armadas en actividades de narcotráfico y tráfico de armas no es nueva.

Se conoce el caso del excapitán del Ejército Telmo Castro, quien fue asesinado en una prisión de Guayaquil en diciembre de 2019, y era investigado por su presunta implicación con el narcotráfico.

En noviembre pasado se informó de la detención de tres militares en activo implicados en tráfico de drogas y armamento, que supuestamente tenía como destino a disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Ministerio de Gobierno (Interior) se pronunció sobre las declaraciones de Fitzpatrick