Wilson Carabalí Maya es suboficial de la Armada del Ecuador y denunció al comandante de la Base Naval de Jaramijó por  abuso de facultades.

Esto debido a que supuestamente sufrió varios llamados de atención que para él estuvieron fuera de lugar, porque se saltaban el procedimiento que indica el reglamento interno de disciplina militar.
Carabalí dijo que uno de los llamados de atención fue porque no se había rasurado. Pero él tiene dermatitis aguda, enfermedad diagnosticada por un médico del hospital naval, y a pesar de intentar comunicarle su condición, le ordenó rasurarse.
En otra ocasión, asegura, también le llamó la atención porque en la hora de ejercicios solo estaba caminando y le ordenó trotar. Sin embargo, debido a que padece hipertensión tiene recomendación médica de que no puede agitarse.
Carabalí indicó que el comandante conoce su condición médica. Debido a los constantes llamados de atención, él procedió a enviar cartas a los superiores y estos le llamaron la atención al comandante.
Carabalí informó que aquello ocasionó que el comandante lo sancionara en dos ocasiones: una por supuestamente abandonar el reparto o la base, y la otra por hacer el reclamo ante los superiores.

Después de esto el suboficial decidió colocar una denuncia en la Fiscalía por abuso de facultades. Delito que está contemplado en el artículo 294 del Código Integral Penal (COIP) con penas de uno a tres años de cárcel.
Debido a esta denuncia, que está en investigación previa, este medio buscó la versión del comandante de la Base Naval de Jaramijó, Patricio Rivas, pero indicó estar impedido de dar declaraciones sobre el tema.

Una audiencia prevista para la semana pasada fue suspendida. La nueva audiencia fue hoy lunes 3 de mayo.