La clase obrera en Santo Domingo conmemora el Día Internacional de los Trabajadores en medio de exigencias y pedidos de restitución de sus derechos. Los sindicalistas agrupados en el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y el Frente Popular hablaron de algunas vulneraciones que han ocurrido en el contexto de la pandemia.
Estas fueron unas de las consignas que llevaron durante la concentración que realizaron el jueves, a propósito de la fecha del trabajador.
Este año no hubo marcha ni celebraciones en las sedes de los sindicatos, debido a la emergencia sanitaria.
Sus dirigentes consideran que los despidos ocurridos en el Municipio y en el Ministerio de Educación agudizaron la precaria situación que vive el trabajador en la provincia.
Se refieren a 60 obreros que fueron desenrolados del cabildo en mayo de 2019.
Otros 60 profesores también perdieron su empleo en unidades educativas.

El coordinador Provincial del FUT, Rolando Carrión, aseguró que la justicia debe brillar en estos despidos que se dieron de forma injustificada.
Los trabajadores presentaron una acción de protección cuya resolución inicial los favoreció.
Hace 18 días la decisión fue apelada por los abogados del Municipio y ahora el caso está en manos de los jueces de la Corte Provincial de Justicia.
Carrión sostiene que el reintegro debe proceder y reconocerse los salarios que no recibieron mientras estuvieron fuera de la institución.
Él espera que este sea el dictamen de los magistrados. En el expediente judicial se señala que los trabajadores reclaman porque fueron despedidos con base en lo que establece la Ley Orgánica de Servicio Público, cuando en realidad ellos estaban amparados bajo el Código del Trabajo.
Se afirma que en ningún momento fueron notificados con el inicio de un visto bueno. Se lo hizo, en algunos casos, mediante una acción de personal.
Para el consultor legal, Stalin Naranjo, estos casos tienen una incidencia directa con el desempleo que se ha marcado más por la pandemia del coronavirus.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, en Santo Domingo de los Tsáchilas la falta de empleo afecta en promedio al 47 por ciento de la población económicamente activa.
Esta estimación se la hizo con base en la encuesta de diciembre de 2020.
En la base de datos de la entidad se precisa que, de un total de 180 personas consultadas, 83 respondieron que no tenían un trabajo la semana anterior cuando se realizó la encuesta.
Las mujeres son las más afectadas. El 53 por ciento dijo que estaba sin una fuente de trabajo.
Mientras que en los hombres fueron el 40 por ciento.
El sector de la educación también se vio afectado.
Para la expresidenta de la Unión Nacional de Educadores en la provincia, Teresa Bolaños, los maestros sufren una permanente precariedad laboral que aumentó con la crisis sanitaria. Muchos se vieron obligados a endeudarse para comprar una computadora, cámaras y otros equipos tecnológicos para impartir sus clases en línea.
A esto hay que sumar que están expuestos a largas horas de trabajo debido a los problemas que hay en el alumnado.
Hay chicos que no tienen acceso a internet en sus casas ni los dispositivos suficientes para conectarse a las clases.
Eso hace que se dividan por horas las entradas a las aulas virtuales. Lo que en la práctica obliga al docente a estar frente a la computadora hasta la medianoche. agrega la dirigente.

> extenuante. Una jornada ya no solo se reduce a las ocho horas oficiales sino que se extiende hasta por cinco y seis horas más. Por eso Bolaños cree que el alza salarial que ofreció el régimen para los maestros no es una dádiva.
Hay un esfuerzo sobrehumano detrás de esa compensación, que según la dirigente, no se ha cumplido, pese a que lo estipula la Ley de Apoyo Humanitario.
Mientras esto sucede con los maestros en funciones, otros, que perdieron su plaza de trabajo se mantienen en vigilia permanente.
El jueves pasado, un grupo de exprofesores acudió al Distrito Dos de Educación para pedir su reintegro.
Hasta ahí llego Lins Molina. Está preocupado porque hasta ahora no puede retornar a la unidad educativa.
Esto, pese a que la reforma que se hizo a la Ley de Educación Intercultural establece una transitoria que dispone que sean reintegrados hasta el 4 de mayo.
Estos 60 maestros no pudieron conmemorar el Día del Trabajador ante la incertidumbre.