Su hermano menor le enseñó a conducir. En ese tiempo, Patricia Moreira tenía 25 años y él, 22. Actualmente, con 36 años, Patricia es una experta en el volante y dentro de sus experiencias cuenta que solo ha tenido un accidente de tránsito, aunque asegura que el causante fue un taxista que se pasó la señal de disco ‘Pare’ y la impactó mientras conducía un auto particular.

Hace una década obtuvo su licencia y ha conducido en varias ciudades del país. Se considera una conductora precavida.  
Mientras algunos se empeñan en ridiculizar a las mujeres por su forma de conducir, hay quienes consideran que son cada día más seguras y audaces cuando están al volante.

Para Daniel Ortega, exinstructor de conducción, dijo que cuando laboró como instructor se percató que las chicas aprenden rápido, de hecho, varias de sus alumnas en cinco días dominaban completamente el manejo.

Cristina Jaramillo conduce desde los 17 años y hoy, con 32, cuenta que no ha sufrido accidentes ni sustos. Cuando sus hijos tenían clases presenciales ella era la encargada de llevarlos a la escuela.

Hasta hace año y medio, Jenny Jaramillo conducía un bus de pasajeros.

Según registros que maneja la Comisión de Tránsito del Ecuador, entre los años 2015, 2016 y 2017, las mujeres se vieron involucradas en 857 accidentes de tránsito, mientras que los hombres en 20.720.
Esta cifra corresponde a las siete provincias en las cuales la CTE tiene competencia: Guayas, Santa Elena, Los Ríos, El Oro, Azuay, Manabí y Santo Domingo.