La esperanza es lo último que se pierde y eso lo saben bien los moradores de la calle La Carolina, en Santo Domingo.    

La arteria es de lastre y se encuentra en mal estado, algo que según Segundo Cueva, habitante, se viene dando desde hace 50 años.  
“Los cambios no llegan y eso nos preocupa, especialmente porque esta calle es muy transitada”, dijo.
Cueva y sus vecinos piden al Municipio de Santo Domingo asfaltar la vía, la cual sirve para descongestionar las avenidas Abraham Calazacón y Tsáfiqui.    
“Estamos olvidados, esa es la verdad. No es justo que en un sector donde hay mucho movimiento comercial, no existan mejoras. El arreglo es de unos 400 metros aproximadamente, manifestó.
> Delincuencia. Agustín Campoverde, quien se dedica al oficio de comerciante, sostuvo que siempre ocupa la calle La Carolina para dirigirse de un sector a otro.
Asegura que los huecos que hay sobre la arteria son un “verdadero problema”.
“Por aquí también hay inseguridad, llegan personas a consumir drogas, y por los huecos toca frenar e ir despacio y es allí que somos asaltados”, indicó.
Según los vecinos, los actos delictivos son a diario, pero especialmente en horas de la noche.
Los moradores piden a la Policía Nacional realizar más controles.